Automoción

Mercedes Benz cierra su planta de Barcelona y externaliza la producción

La dirección de Mercedes Benz ha anunciado hoy a sus 420 trabajadores de la fábrica de Barcelona el cierre de esta planta y la externalización de la producción a tres proveedores diferentes, han informado a Efe fuentes de CCOO y UGT de Cataluña.

Este traslado afecta a los 420 trabajadores de la histórica planta de la multinacional alemana en Barcelona, situada en el polígono industrial del Bon Pastor, cerca del complejo de ocio de La Maquinista.

Fuentes de la compañía explicaron a Europa Press que Daimler pretende mantener la mayor parte de los empleos, si bien precisaron que previsiblemente se aplicarán prejubilaciones para los trabajadores a partir de determinada edad. Asimismo, puntualizó que por el momento no se puede precisar el número de empleados afectados por estas prejubilaciones.

Los secretarios generales de las federaciones metalúrgicas de CCOO y de UGT, Vicenç Rocosa y Manuel Gallardo, respectivamente, han expresado su ¢auténtica sorpresa¢ por este anuncio, después de que el pasado verano se firmara el convenio colectivo de la empresa para los próximos cuatro años, por lo que había un compromiso de futuro que ahora la empresa ha roto.

Mercedes Benz fabrica en Barcelona los bastidores y otras piezas de la furgoneta Vito y del monovolumen Viano, que se ensamblan en Vitoria (Álava) y preveía cerrar este año con una producción próxima a las 96.000 unidades.

Daimler ha constituido una sociedad conjunta con Estampaciones Sabadell, que entrará en funcionamiento a finales de este año y tendrá su sede en la localidad de Esparreguera. El consorcio alemán será el propietario del 51% de las acciones.

CCOO ha recordado que el plan industrial de la planta barcelonesa está basado en un producto y un modelo que tiene vida hasta el año 2014, por lo que consideraban que la producción estaba asegurada hasta esta fecha.

El sindicato cree que la decisión de la empresa no responde a razones industriales sino a una operación de especulación urbanística, para obtener importantes plusvalías de las actuales instalaciones de Sant Andreu, ya que están en una zona de gran desarrollo urbanístico.

Los sindicatos se han comprometido a defender los intereses de los 420 trabajadores de la planta que Mercedes tiene en Barcelona, a la vez que piden a la multinacional que reconsidere esta decisión y exige a la administración que defienda el tejido industrial del país.

Por otro lado, el grupo alemán está en contacto con varias firmas establecidas en Barcelona con el fin de seleccionar la mejor opción que pueda albergar las actividades de producción de recambios y embalaje de repuestos, que también se realiza en San Adriá desde hace siete años.

También en este caso el consorcio germano tiene previsto mantener la mayor parte de los 162 puestos de trabajo existentes en la actualidad, y tratará de minimizar ¢cualquier inconveniente¢ que la reestructuración pudiera ocasionar a la plantilla.