Valores

Los analistas no encuentran suelo en la caída de Vueling

Para los analistas hacer pronósticos de Vueling se ha convertido casi en misión imposible. Las valoraciones se centran ahora en los activos en lugar de en resultados.

Se puede decir que está en caída libre. Hay inversores que están vendiendo simplemente por no estar en el valor'. Es la impresión que Julián Coca, gestor de renta variable de Inversis, tiene sobre Vueling. Para el experto, la situación en la que se encuentra la aerolínea dificulta la labor de análisis. 'Yo no recomendaría tener acciones, desde el primer profit warning, y después de la confirmación del segundo, no existe visibilidad en los resultados', explica.

El sentir de este gestor es unánime entre los expertos. Goldman Sachs acaba de valorar cada acción en 2,5 euros y ha advertido de los problemas de liquidez a los que se podría enfrentar la compañía. JPMorgan, por su parte, tiene una recomendación de mantener. 'Con una capitalización de 119,62 millones de euros, la aerolínea estaría valorada en unos 9,62 millones sin contabilizar la posición de caja ayer anunció que era superior a 110 millones. Esto hace que existan muy pocas posibilidades de que Vueling entre en beneficios en algún momento', comenta Chrys Avery, que ha elaborado el informe. JPMorgan tiene una percepción más positiva de cara a 2010, 'pero la volatilidad y la posibilidad de que necesite más fondos hasta entonces, dejarán probablemente la acción muerta durante algún tiempo', dice el experto. Este banco, junto con Goldman Sachs y Morgan Stanley, que recortó el objetivo en agosto de 33 a 10 euros, fueron los bancos colocadores globales de la OPV.

BBVA también bajó ayer la recomendación a vender y el objetivo a 7,70 euros; hace cuatro meses el precio lo situaba en 47,5 euros.

Vueling ha soportado dos sesiones muy duras en el mercado. Ha perdido el 27% y ha bajado a un mínimo histórico de 8 euros, un precio que está un 73% por debajo de la OPV. En la última sesión bajó el 17,18% con el segundo volumen más alto desde su presencia en Bolsa (32,33 millones).

La crisis bursátil de esta compañía empezó meses atrás, cuando en mayo anunció que las pérdidas del primer trimestre superaban en un 128% a las del ejercicio anterior. Después, se unieron los malos datos del sector. Las pérdidas de ocupación desataron una voraz guerra de precios entre aerolíneas de bajo coste. 'Entrar en esta lucha cuando estás a punto de alcanzar beneficios es lo peor que te puede pasar. Este era un año clave para Vueling', subraya Jordi Padilla, responsable de renta variable de Atlas Capital. La aerolínea manejaba un beneficio operativo para 2007 entre 23 y 40 millones. El lunes advirtió que podría perder 10 millones.

'Con una situación así, te puedes encontrar con que la empresa no tenga caja en dos años. Los analistas han pasado de valorar un proyecto por sus cuentas a tener en cuenta sus activos. El mercado está descontando la posibilidad de que Vueling no pueda seguir adelante', indica Padilla. Este analista cree que sería necesario un accionista de referencia para sujetar el valor.