Datos

La inmobiliaria de Llanera multiplicó en un año casi por siete su deuda bancaria

La filial inmobiliaria del grupo Llanera, una de las seis sociedades que ha presentado concurso voluntario, pasó de tener una deuda en 2005 con entidades de crédito por 36,2 millones a contraer a finales en 2006 una de 241,6 millones.

La deuda de la filial inmobiliaria del grupo Llanera con entidades bancarias se multiplicó casi por siete entre 2005 y 2006. La suma de la deuda a corto plazo y a largo plazo con las mismas entidades pasó de los 36,2 millones de euros a los 241,6 millones en un solo año, según las cuentas a 31 de diciembre de 2006 reflejadas en la auditoría de la división de la compañía a la que ha tenido acceso Cinco Días, y que fueron resentadas en abril de este año. Y sin embargo en el mismo periodo Llanera Inmobiliaria sólo ingresó por venta de promociones 6,1 millones de euros.

El grupo valenciano presentó solicitud de concurso necesario (antigua suspensión de pagos) el lunes ante los juzgados de Valencia. La compañía indicó que la situación de estas empresas es de 'insolvencia inminente' y que una de las razones de la crisis era la negativa de los bancos a refinanciar la deuda del grupo.

La auditoría refleja un incremento espectacular de la deuda de la división inmobiliaria: a largo plazo la deuda financiera pasó de 22,5 millones a 192,5 millones en un año, y a corto plazo esta era en 2005 de 13,7 millones y en 2006 ascendía a los 49,1 millones.

La filial sólo ingresó por ventas de promociones 6,1 millones en 2006

La deuda con la Administración pública también se disparó de un año a otro. A corto plazo esta era en 2005 de 0,27 millones y en 2006 de 21,5 millones; a largo plazo pasó de un ejercicio a otro de los dos millones a los 10,4 millones en 2006.

También a corto plazo destaca el aumento de la deuda contraída con empresas asociadas: de los 25,4 millones contraídos en 2005 se pasó a los 87 millones de deuda en 2006.

La fuerte deuda contraída por la inmobiliaria de Llanera contrasta con el negocio registrado por esta división. Así, según la misma auditoría, la empresa contaba como existencias a 31 de diciembre de 2006 con solares por valor de 19,6 millones y promociones en curso por 56,7 millones. Pero sólo contaba con edificios terminados por valor de 0,9 millones. Y del valor de las obras en curso más de 40 millones de euros 'responden de garantía hipotecaria de operaciones de financiación crediticia', señala en la auditoría del ejercicio 2006.

El mismo informe indica que el tipo de interés medio anual de las deudas con las entidades de crédito se ha situado entre el 4,5% y el 5% y que en 2007 vence deuda por valor de 49,1 millones y en 2008 por valor de 178,5 millones.

En el apartado de importe neto de la cifra de negocio, Llanera Inmobiliaria muestra que los ingresos por venta de promociones sólo ascendieron a 6,1 millones. Las ventas por terrenos ascendieron a 179,3 millones de euros, pero este apartado incluye gran parte de la venta de un porcentaje de la empresa Reva, propietaria de terrenos en Valencia, una operación realizada también en 2006 y cuyo coste de adquisición ascendió a 186,31 millones de euros.

Por otro lado, fuentes cercanas al despacho de abogados Iure, en Madrid, indicaron ayer que más de 40 empresas acreedoras de Llanera se personarán en el proceso. La semana pasada no eran más de 20 las compañías acreedoras de Llanera que habían acudido al despacho madrileño y hoy ese número se ha doblado. Otro grupo de acreedores, según informó el lunes el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, instó también judicialmente la suspensión de pagos de Llanera, poco después de que la compañía presentase la petición de concurso.

El juzgado de lo Mercantil número 2 de Valencia será el encargado de tramitar la crisis. Ayer mismo, a última hora, el juez aceptó el concurso de acreedores, y, nombró a los tres administradores concursales, que no fueron desvelados. Aunque lo más probable es que entre ellos haya un representante del mayor acreedor; Bancaja, que reconoció ya una deuda con la compañía de 92 millones. El Banco de Valencia, integrado en el grupo Bancaja, tiene una deuda adicional de 28 millones, de los cuales 24 millones de euros tienen garantía hipotecaria.

En el auto del juez, Llanera desvela que se vió obligada a pedir protección a raíz de que Lehman Brothers exigió el pago anticipado de su deuda (148 millones) al no atender la empresa valenciana el pago de la tercera letra.

Fuentes de la otra caja valenciana, la CAM, señalaron ayer que la cantidad que tiene pendiente Llanera con ellos 'oscila entre los 30 millones y los 40 millones de euros'. Al margen de los bancos, las decenas de empresas proveedoras y subcontratadas por Llanera, con deudas mucho menores, son las que pueden padecer mayores problemas, ya que muchas tenían su actividad vinculada a la inmobiliaria valenciana.

Respecto a los trabajadores de la compañía, unos 650, ayer empezaron a cobrar sus nóminas de septiembre, según comunicaron algunos empleados. La plantilla de Llanera, que no cuenta con comité de empresa, han sido convocados a una reunión el próximo viernes en Xàtiva, sede de la compañía, por parte de CC OO.

El secretario de organización de la Federación de Construcción del sindicato en la Comunidad Valenciana, Josep Lluis Linares, destacó la incertidumbre que vive la plantilla, ya que no tienen información de la dirección de la empresa.

Optimismo

En el informe de gestión de 2006, los gestores de Llanera se muestran muy optimistas con los resultados. 'Los resultados confirman la acertada estrategia que se refleja en una línea ascendente de todas las magnitudes financieras', apunta el documento.

Los promotores 'reniegan' del modelo de los Gallego

Francisco Murcia Puchades, presidente de los promotores inmobiliarios de la Comunidad Valenciana, calificó de 'totalmente excepcional' el caso Llanera. En declaraciones a Localia, Murcia Puchades explicó: 'Es un caso con un modelo de negocio atípico, basado en una estrategia errónea, de gran endeudamiento a corto plazo para un negocio que se debe basar en obtener resultados a largo plazo'. El presidente de la Confederación de Empresarios de Castellón (CEC), José Roca, también fue muy crítico: 'La empresa jugaba a grandes beneficios, lo que comporta grandes riesgos',

David Vegara, secretario de Estado de Economía, dijo ayer que las 'dificultades' que atraviesa Llanera no reflejan las situación de un sector, que en general es solvente y está diversificado. En un encuentro organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), Vegara afirmó que 'es una lástima que una empresa no pueda alcanzar su madurez y seguir sobreviviendo, pero en una economía de mercado estas cosas no son una novedad, desgraciadamente'.

José Luis Colomer, secretario general de la Federación de Construcción, Madera y Afines de CC OO, afirmó que la situación en que se encuentra el Grupo Llanera ha generado una 'preocupación importante' aunque 'todo dependerá de la estrategia que adopte la empresa y de la posición que tomen los grandes acreedores'. En declaraciones a Europa Press Colomer manifestó que su 'preocupación es saber a quién va a afectar esta situación y determinar el alcance sobre el empleo'.