Laboral

Francia suprime de facto la semana de 35 horas

El principio del fin de la semana laboral de 35 horas se consumó ayer en Francia, con la entrada en vigor de la normativa para desfiscalizar las horas extras, tanto para la empresa como para el trabajador. Con ella, el Gobierno conservador de François Fillon pretende romper de facto con la norma implantada en 2000 por el Gobierno del socialista de Jospin. La penalización de las horas adicionales a las 35 establecidas penalmente no mejoró los niveles de empleo, coincidiendo con una etapa de atonía económica.

La nueva regulación establece que las horas extras realizadas por encima de las 35 semanales serán pagadas un 25% más que las ordinarias, hasta un máximo de 43 horas. A partir de esa cifra se pagarán un 50% más que la hora ordinaria. El Gobierno francés aplica así la promesa que llevó en mayo a Sarkozy a la Presidencia. La no imposición sobre las horas extras supondrá una reducción de ingresos fiscales de 5.530 millones.