EDITORIAL

Calma tras la tormenta

La Bolsa española ha superado el trimestre de los sobresaltos prácticamente indemne. El balance de uno de los periodos más turbulentos de los últimos años en el mercado bursátil se ha saldado con un descenso del 2,12%. Y ello debido, en gran medida, a la recuperación experimentada en la segunda mitad de septiembre, en la que el mercado español remontó un 6,4%, apoyada en la rebaja de medio punto decidida por la Reserva Federal estadounidense. En el conjunto del año, los números negros se mantienen. El Ibex ofrece un incremento del 3%, con Telefónica como valor estrella. No obstante, ahora la pregunta es qué sucederá de aquí a fin de año. Los expertos continúan siendo cautelosos, dado que todavía no se conoce con exactitud el alcance de las turbulencias financieras y su impacto en la economía real, especialmente en Estados Unidos. Aun así, los analistas siguen prefiriendo la renta variable, aunque aconsejan repartir el riesgo entre varios activos. Por ello, la guerra del pasivo abierta por bancos y cajas para captar liquidez se está configurando como una opción a tener en cuenta a la hora de manejar los ahorros.