'Telecos'

Telefónica sube un 25% el dividendo

Serán 0,35 euros por acción en noviembre y otros 0,40 euros en el primer semestre del año que viene. En total, los 1,77 millones de accionistas de Telefónica recibirán 75 céntimos por cada título que tengan con cargo a los resultados de 2007, lo que supone una subida del 25%. El reparto asciende a 3.580 millones de euros, el equivalente al beneficio en el primer semestre.

Telefónica sube un 25% el dividendo
Telefónica sube un 25% el dividendo

Los accionistas de Telefónica están disfrutando la mejor etapa de la operadora desde el estallido de la burbuja tecnológica. La cotización ha retomado el vuelo y sube casi un 50% en los últimos 12 meses; los títulos han ganado más de 12,5 euros desde el mínimo de la compañía, marcado hace cinco años, y los resultados financieros están recogiendo el efecto de la mejora operativa y de las adquisiciones, lo que ha llevado a Telefónica a ser la segunda teleco del mundo por beneficios.

Y el dividendo va en consonancia. Como adelantó Cinco Días, el consejo de la operadora aprobó ayer una fuerte subida del dividendo que se cargará a los resultados del presente ejercicio. Habrá dos pagos que sumarán 0,75 euros por acción, un 25% más que los 60 céntimos cobrados sobre el año 2006. El primero se abonará el próximo 14 de noviembre y supondrá 35 céntimos por acción, 0,05 euros por encima del pago al que se había comprometido la sociedad. En el primer semestre del año que viene, probablemente en mayo, llegará el segundo, que se elevará hasta los 40 céntimos.

A Telefónica, este gesto le costará 3.580 millones. O, lo que es lo mismo, implica distribuir entre sus 1,77 millones de accionistas el equivalente a todo su beneficio del primer semestre. Pero es que las previsiones del consenso de los analistas para el año superan los 6.500 millones de euros de ganancia neta, así que le quedarán otros 3.000 millones para otros menesteres.

TELEFÓNICA 6,12 -1,04%

Estos resultados han sido posibles gracias a las ganancias extraordinarias conseguidas por Telefónica al vender dos de sus filiales, Endemol y Airwave, que suman unos 2.700 millones. Sin embargo, la tendencia al alza del dividendo de la operadora no es un hecho puntual debido al reparto de extraordinarios. El presidente de la compañía, César Alierta, se comprometió en mayo del año pasado en la reunión con inversores y gestores de fondos de todo el mundo a llevar el dividendo a un euro por acción en 2009. Eso sí, nada dijo de la evolución en los años intermedios, pero se da por hecho que la subida será paulatina, hasta llegar a dos desembolsos de 50 céntimos cada uno, no se sabe si los dos en 2009 o con cargo a los resultados de ese ejercicio.

Recompra de acciones

El pago de un monto en efectivo es sólo una de las fórmulas de remuneración al accionista que tiene en marcha Telefónica. La otra es la recompra de acciones para su posterior amortización y el plan que está actualmente en proceso está muy cerca de finalizar, tanto por haber alcanzado la cuantía comprometida -desembolso de 2.700 millones- como por estar llegando a su plazo de cierre -el periodo era 2006 y 2007-.

Por eso, no se descarta que la compañía aproveche el próximo encuentro con analistas, que se celebrará en Londres el 11 de octubre, para anunciar novedades. Puesto que la noticia del dividendo ya se ha adelantado, queda la duda de si se ampliará o renovará el programa de recompra. Los expertos confían en que así será.

Todas estas expectativas y la constatación, con el dividendo anunciado ayer, de que se van haciendo realidad han impulsado la cotización de Telefónica hasta 19,63 euros. La subida de ayer fue del 1,97% y sirvió para catapultar a la compañía hasta su máximo de casi siete años. La acción, sin embargo, todavía está por debajo del nivel que marcaba el día que César Alierta llegó a la presidencia -20,897 euros-, pero a pesar de ello no hay en estos momentos ningún accionista que pierda dinero desde entonces si se suman los dos euros de dividendos pagados en ese tiempo.

El camino que queda para lograr un récord absoluto, sin embargo, es todavía arduo, ya que la cotización más alta a la que ha estado nunca la acción roza los 28,7 euros -marzo de 2000, en plena efervescencia tecnológica-, así que la revalorización tendría que ser del 46% para volver a alcanzarla.

Cuarta del sector en Bolsa y tercera por revalorización

Hay factores nacionales, otros propios del sector y los últimos dependen exclusivamente de Telefónica, pero el caso es que todos han confluido para poner fin a la caída bursátil de la compañía y convertirla en una de las estrellas del mercado en los últimos meses. La operadora ha disipado los temores a que no fuera capaz de digerir las últimas adquisiciones, ha mejorado sus previsiones para el año, disfruta de su posición de dominio en un país -España- que sorprende por la fortaleza de su demanda de telecomunicaciones y forma parte de un sector que se ha convertido en refugio ante la amenaza de una crisis financiera internacional.

El resultado es que Telefónica es la cuarta compañía del Ibex con mejor evolución en Bolsa en los últimos 12 meses y la octava en lo que va de año, con un alza del 21,77%. Pero incluso dentro de su sector también ocupa puestos destacados. Dentro del índice Stoxx que incluye a las operadoras europeas, la española es la tercera con mejor evolución tanto en el acumulado del año como en los últimos 12 meses, sólo superada por Vodafone y Tele2.

La mejor evolución relativa de Telefónica tanto sobre sus compañeras españolas como en el sector se constata en la capitalización bursátil. Durante el verano, la operadora superó por valor en Bolsa al banco Santander, que le había arrebatado el liderazgo español en 2005. En el ranking sectorial, también sobrepasó a América Móvil y a Verizon, para convertirse en la cuarta teleco del mundo.