Accionistas

Vueling reenfoca su estrategia y se aleja del modelo de bajo coste

Vueling nunca se había sentido cómoda con el calificativo low cost y prefería utilizar el de aerolínea de nueva generación. A partir de ahora inicia un nuevo rumbo con el que deja atrás la política de precios bajos y se aleja más del bajo coste. Su nueva presidenta, Bárbara Cassani, indicó que 'deben subirse las tarifas, muy bajas, y establecerlas en un nivel que dé dinero'. La ejecutiva no vislumbra cambios en el capital.

El equipo gestor de Vueling quiere dejar atrás los vaivenes que han afectado a la compañía y a su evolución bursátil dándole un nuevo rumbo a seguir. Ayer, la nueva presidenta de la aerolínea, Barbara Cassani, explicó a Cinco Días que Vueling 'debe trabajar para incrementar las tarifas, que están en un nivel muy bajo'. Según Cassani, que se incorporó a la aerolínea como consejera independiente en junio, 'se han de situar en unos niveles que nos hagan ganar dinero'. En este sentido, indica que 'no hay suficiente dinero para cubrir el coste del vuelo'.

Aunque no especificó cómo va a traducirse en el precio de los billetes ese plan de incrementar tarifas, Cassani adelantó que van a enfocarse hacia un público de negocios. 'Tenemos que ganar terreno entre las empresas. Estoy segura de que una vez que el cliente vuele con nosotros continuarán utilizando nuestro servicio', apostó Cassani, que va a jugar un protagonista en esta nueva etapa al frente de la aerolínea. A diferencia de su predecesor en el cargo, Josep Miquel Abad (representante de Inversiones Hemisferio, la sociedad participada por la familia Lara que controla un 15,7%), Cassani cuenta con una amplia trayectoria en el sector de las aerolíneas. Ocupó diversos cargos en British Airways durante una década y fundó la filial de bajo coste de la aerolínea británica, Go, que posteriormente fue vendida a Easyjet. La pasada semana hizo público que había tomado una pequeña participación en la compañía de 3.600 títulos en los que invirtió cerca de 50.000 euros. La compra se produjo la misma semana en la que los fundadores de la compañía, Lázaro Ros (director general) y Carlos Muñoz (consejero delegado), también incrementaron sus paquetes.

Por el momento, Cassani no piensa elevar su participación en Vueling. Tampoco cree que se vaya a producir cambios a corto plazo en el accionariado de la aerolínea. Según explicó, 'tenemos una buena relación con Inversiones Hemisferio y nos gustaría que permanecieran en el proyecto'. La salida de la sociedad inversora de la familia Lara no va a producirse de forma inmediata, según fuentes del sector. La presidenta recalca que no están buscando ni evitando que más socios se incorporen a la empresa.

La aerolínea dice que el equipo gestor y el consejo está cohesionado

Vueling sí está buscando nuevos consejeros para la aerolínea que sustituyan a los representantes de Hemisferio, José Creuheras y Ferran Conti. 'No tengo todavía ningún nombre, pero buscaremos gente en la industria con experiencia acreditada', indica la recién nombrada presidenta. En su opinión, lo que ha motivado su salida, que de momento no se ha traducido en una venta de la participación de Hemisferio, se debe a que 'estaban en desacuerdo con nuestra estrategia comercial'. Para Cassani los cambios de ejecutivos son parte de la 'maduración' de la compañía. 'Se trata de una progresión natural que ha sufrido la compañía desde sus inicios'. Cassani explicó que tras la salida de la mitad de la cúpula directiva y la marcha de Abad Vueling da por cerrada la crisis. La presidenta dijo que ahora todo el equipo gestor está cohesionado y que cuenta con el apoyo del resto de consejeros.

Los fundadores de la empresa Carlos Muñoz (ex consultor de la firma Mckinsey and Company en California) y Lázaro Ros (con experiencia en el sector de las líneas aéreas y turismo) se están rodeando de más ejecutivos con experiencia en líneas aéreas. Vueling también tiene como consejero a Jacques Bankir, que ha ocupado diversos cargos en Air France y creó la aerolínea Air Tahiti Nui. Otro de los accionistas de Vueling es David Berger, consejero delegado de Jet Blue, quien tiene cerca de un 2% del capital. Ros y Muñoz controlan entre ambos el 7,6% del capital, mientras que otro accionista es Atalaya Inversiones, una sociedad que agrupa diversas cajas de ahorro y que ostenta un 5% del capital. Vueling fue ayer la cuarta empresa más bajista al ceder el 3,98%. Los títulos de la aerolínea alcanzaron así un precio de 11,59 euros al cierre del mercado, frente a los 12,07 euros del lunes.

Un salto al parqué prematuro por el avance de Clickair

Vueling tenía prevista su debut en Bolsa para 2008, sin embargo la puesta en marcha de Clickair encendió todas las alarmas en la compañía e hizo que se acelerara su salto al parque.

Desde que se estrenó en Bolsa en diciembre de 2006 a 30 euros por acción se ha apeado de la aerolínea Apax Partners, que ostentaba un 40%. Su salida, con la que obtuvo unas plusvalías de más de 100 millones de euros, supuso la caída en picado del valor de la empresa. El paquete del 15,7% (correspondiente a 2,37 millones de acciones) que tiene Inversiones Hemisferio en Vueling estaba valorado cuando salió a Bolsa en 71,1 millones de euros. Ese paquete valía a cierre de ayer 28,3 millones de euros.