Cajas de ahorro

Caja Madrid rechaza la invitación para entrar en Iberdrola

Caja Madrid aseguró hoy que aún no tiene decidido ningún destino para las plusvalías que obtendrá de la venta de su participación del 9,93% en Endesa, que ascienden a 2.340,5 millones de euros brutos, y añadió que de momento estas plusvalías irán destinadas a crecimiento de balance y no a inversiones recurrentes.

Tras la invitación del presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, de entrar en el accionario de la eléctrica, la caja de ahorros ha explicado que aún no tiene un destino específico para estas plusvalías.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, afirmó el lunes que Caja Madrid ¢podría ser un buen accionista¢ de la eléctrica y recordó que más del 20% del capital de la compañía está en manos de cajas de ahorros de regiones en las que se desarrollan proyectos. ¢Estamos encantados de tener a Caja Madrid como accionista¢ y ¢serían bienvenidos¢, aunque ¢no hemos hablado nada sobre este asunto¢, señaló Galán.

El consejo de Caja Madrid acordó el lunes, por unanimidad, acudir a la OPA de Enel y Acciona sobre Endesa, así como votar a favor de la modificación de los estatutos, informó hoy la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

De esta manera, Caja Madrid votará a favor en la junta general extraordinaria de accionistas de Endesa, que se celebrará el próximo 25 de septiembre, de la modificación de los estatutos, lo que supone el levantamiento del 10% en el ejercicio de los derechos de voto.

La entidad presidida por Miguel Blesa, al igual que hizo en la anterior opa de E.ON sobre Endesa, apuró también en esta ocasión el plazo para decidir si acudía o no a la oferta.

Mil millones en inversiones

La caja de ahorros ha anunciado inversiones por valor de 1.000 millones de euros en cuatro años en su nuevo plan tecnológico 2010, que tiene como objetivo trasladar y acercar la tecnología al cliente. Entre las nuevas tecnologías que el banco quiere implantar, está el desarrollo de dispositivos móviles e Internet, pero también introducir en las oficinas sistemas de detección facial y biométricos de los clientes para el despliegue de publicidad mediante dispositivos electrónicos dentro de las entidades y favorecer una mejor y más eficiente venta de productos.

Caja Madrid presentó hoy su propuesta de modernización y mostró su apuesta decidida por la tecnología enfocada al cliente, hacia donde irá destinada el 80% de la inversión prevista, y explicó que este plan acumula el 65% del total de inversiones anuales del grupo. La inversión se escalará con 217 millones en 2007, 240 millones en 2008, 263 millones en 2009 y 280 millones en 2010.

La caja de ahorros dijo que este plan tecnológico desarrollará 179 proyectos y supondrá la inversión de 225 euros por cada cliente. Además, la entidad explicó que otro de los importantes objetivos que persigue con esta modernización es que los empleados destinen el 100% de su tiempo a vender productos, mientras que toda la parte operativa, que ahora le resta el 20% de su tiempo, esté automatizada.