Finanzas

Ordóñez pide a la banca más transparencia para restaurar la confianza

El Banco de España dice que el sistema financiero español 'no puede estar mejor preparado' para afrontar las actuales turbulencias financieras

Prudencia, esperar y ver. Ese es uno de los principales mensajes que transmitió ayer al sector financiero el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández.

El supervisor aseguró ayer que las entidades de crédito españolas se enfrentan a las actuales turbulencias financieras con fortaleza, gracias a su alta rentabilidad, su solvencia y a la 'amplia cobertura' de los créditos dudosos de la que disponen. Del 200%, frente al 60% de media en Europa.

Pero fue tajante al advertir al mercado. A pesar de que todavía se desconoce el impacto de las actuales turbulencias que han afectado a la obtención de liquidez de los bancos internacionales, hay que ser prudente y esperar a ver qué pasa. Ordóñez, que compareció ante la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso, reconoció que no fue hasta el 8 de agosto cuando se tuvo verdadera constancia de la transcendencia de estos vaivenes, cuyo origen está en el aumento de la morosidad de las hipotecas de alto riesgo (subprime) en Estados Unidos.

Recordó que 'a veces las turbulencias quedan en nada' como ocurrió en 1998 con la crisis del fondo Long Term Capital Management y la de la deuda rusa. Pero puede ocurrir lo contrario. 'También existe la posibilidad de que todo esto tenga un impacto negativo', señaló. Y añadió que una prolongación excesiva de estas incertidumbres 'podría terminar teniendo efectos indeseables sobre la confianza de los inversores, que fueran más allá de promover una deseable y saludable corrección de unas primas de riesgo y unos niveles de volatilidad anormalmente bajos'.

Por ello, se negó a precisar cuál podrían ser las medidas que habría que adoptar. Más cuando 'no soy partidario de una hiperregulación'. Para tomar alguna posible medida hay que tener más datos. 'Los que tenemos hasta ahora son de desaceleración lenta de la economía española', destacó.

Como lo hizo un día antes a través de un comunicado Ordóñez aseguró que ninguna entidad bancaria española tiene o ha tenido dificultades de liquidez. De hecho, reiteró que el sector bancario español 'no puede estar mejor preparado' para afrontar esta situación. 'La solidez de las instituciones financieras suministra resortes de fortaleza que permiten afrontar con confianza la capacidad para encajar el impacto de las turbulencias', añadió.

Y para despejar posibles dudas facilitó como datos que la exposición de las entidades españolas a las hipotecas subprime 'es completamente marginal'. Se limita a 60 millones de euros repartidos entre varias entidades, frente a los 1.700 millones que tiene Italia, o los 1,3 billones existentes en todo el mundo. Aclaró que pese al elevado peso de las hipotecas en los balances de los bancos españoles, su calidad es elevada y su morosidad baja. Aunque matizó que en un futuro subirá el nivel de activos dudosos, como consecuencia de un menor aumento del crédito, principalmente.

Considera que uno de los elementos que ha contribuido en mayor medida a preservar la calidad de los activos del sistema financiero español 'ha sido la continuidad en nuestro país de un modelo bancario tradicional', a diferencia de lo que ha ocurrido en Estados Unidos.

Para que el mercado pueda depurar entre las diferentes estrategias elegidas por unos bancos y otros, el gobernador pidió, en respuesta a preguntas de los grupos parlamentarios, 'más transparencia'. 'Una de las mejores contribuciones que los bancos de todo el mundo pueden hacer para limitar el efecto de la crisis es decir quién tiene pérdidas y quien no las tiene', por el negocio subprime. Aunque se lamentó de que esto 'no se haga porque uno de los males es la desconfianza' .

Coincidiendo con las declaraciones de Ordóñez, el ministro de Finanzas de Alemania, Peer Steinbrueck, también se mostró a favor de aumentar la transparencia del mercado, pero con más regulación. Steinbrueck confirmó que Berlín y París estaban preparando una propuesta para incrementar la transparencia del sistema, con objeto de abordar el papel que juegan las agencias de calificación, las reglas contables, el manejo bancario de los riesgos y los vehículos de inversión fuera de los balances.

Dificultades de financiación

Fernández Ordóñez también lanzó un mensaje para navegantes. Aseguró que las turbulencias de los mercados generarán 'más dificultades' a las entidades y empresas para encontrar financiación para realizar adquisiciones corporativas. Así sólo 'las mejores saldrán adelante'. En estos momentos las dos principales que están en marcha en España son la compra de ABN por parte de Santander y sus socios y la de Endesa por parte de Endel y Acciona.

'Evidentemente, los mercados de crédito están en una situación de turbulencias que todavía no se ha calmado, por lo que es evidente que eso significa más dificultades para las operaciones corporativas en marcha'. Ya se ha constatado una ralentización. 'Me parece que en agosto eran seis en todo el mundo, cuando antes eran casi 20', indicó.

Sobre el mercado crediticio español, Ordóñez achacó la desaceleración de su crecimiento al efecto de las subidas de los tipos de interés y menos a que los bancos hayan 'estrechado' la oferta. 'Se trata más seguramente de la demanda que la oferta, no creo que los bancos estén estrechando, pero es evidente que con tipos más altos la demanda es menor'.

'De todas formas, lo que hemos observado hasta el momento es muy ligero, todavía tenemos un crecimiento del crédito hipotecario en vivienda del 17%' .

Fernández Ordóñez explicó que ese efecto en la moderación del crédito era 'lo que se buscaba' desde los bancos centrales, porque consideraban que 'el crecimiento del crédito era exagerado y también el endeudamiento'. 'Esta política ha ido bien', concluyó.

'efecto northern rock' Gran Bretaña revisará la garantía de los depósitos

El Gobierno británico ha decidido atajar la crisis desatada por el banco hipotecario Northern Rock para evitar un efecto rebote. Alistair Darling, ministro de Economía, aseguraba ayer antes de reunirse con representantes del Banco de Inglaterra y la Autoridad de Servicios Financieros (FSA) que su Gobierno estaba decidido a mantener el sistema bancario estable. 'Sabemos que los problemas que ha tenido que afrontar el Northern Rock tienen su raíz en el mercado hipotecario. æpermil;ste es un problema internacional y es por ello que tomaremos una acción a nivel internacional' argumentó el titular de Economía británico. A medida que las acciones de Northern Rock se recuperaban (cerraron con un alza notable), el Banco de Inglaterra inyectaba 6.600 millones de euros al 5,75% para reforzar el sistema financiero y el organismo regulador financiero de Gran Bretaña hacía una advertencia sobre la necesidad de revisar el sistema de garantías de los depósitos a la vista de las turbulencias. Según este sistema (FSCS), los clientes sólo reciben la totalidad de sus depósitos hasta las 2.000 libras (2.880 euros) y el 90% para las siguientes 33.000 libras (47.529 euros). Por encima de esta última cantidad, la compensación no se garantiza.

Deutsche Bank advierte de una crisis inacabada. El consejero delegado del mayor banco alemán, Josef Ackermann, cree que la crisis de los mercados financieros aún no ha llegado a su fin. Ackermann reconoció durante una entrevista para la cadena de televisión 3Sat que continúa siendo 'relativamente difícil' y caro para los bancos, conseguir financiación a tres o seis meses, a pesar de que la intervención de los bancos centrales haya hecho que obtener financiación a corto plazo sea 'relativamente fácil'. La Fed, el Banco Central Europeo y sus pares de todo el mundo han inyectado en las cinco últimas semanas 400.000 millones de dólares. Ackermann, que está al frente de Deutsche Bank desde 2002, ha pedido a otros banqueros que sean transparentes e informen sobre su grado de exposición a las hipotecas de alto riesgo de EE UU.

CECA garantiza la solvencia de las cajas españolas. En España los representantes de las cajas de ahorro han defendido en los últimos días la solvencia de estas entidades. Ayer lo hacía el director general adjunto de la Confederación Española de Cajas de Ahorros, José Antonio Olavarrieta, quien manifestaba que 'España es un país donde la calidad de los activos y el nivel de solvencia en base al ratio BIS, establecido por el Banco Internacional de Pagos de Basilea, resulta muy importantes'. Olavarrieta explicó que las cajas poseían el 56% de los depósitos a nivel nacional y dijo que este éxito radica en 'la proximidad al ciudadano, y a la pequeña y mediana empresa'.

La oposición dibuja una coyuntura menos optimista que la del Gobierno

España es uno de los países de la zona euro más endeudados y uno de los que más financiación necesita. Lo recordó ayer el portavoz de economía del PP, Miguel Arias Cañete, quien calcula en 100.000 millones de euros el dinero que requiere el país anualmente para cubrir su desfase exterior. A ello se suma, señaló Arias Cañete, la situación de las familias españolas, pues si en 2003 mantenían un equilibrio financiero entre lo que ahorraban e invertían, ahora tienen un déficit del 2,2% del PIB. En este mismo periodo, las empresas han pasado de un 3,8% del PIB en su necesidad de financiación a un 8,1% en la actualidad. Por estos motivos, argumentó el responsable económico del PP, la economía española es mucho más vulnerable de lo que admite el Gobierno ante las turbulencias financieras.

La visión que ayer expresó en la comisión de Economía el portavoz de CiU, Josep Sánchez Llibre, no es mucho más optimista que la del PP. En su opinión, la subida de los tipos de interés ha llevado a muchas familias españolas a una difícil situación que puede llegar a complicarse aún más a consecuencia de la actual crisis financiera. Ello hace que se aprecien ya rasgos de vulnerabilidad en la situación económica que hace meses no existían y que la desaceleración suave que pronosticaban la mayoría de los análisis se haya convertido en una 'desaceleración brusca' para muchos ciudadanos.

Los bancos centrales salvaron el pasado mes de agosto al mercado monetario de un colapso, mantuvo el portavoz de economía del PSOE, Francisco Fernández Marugán. En su opinión, el impacto de las turbulencias financieras está bastante acotado porque no se ha extendido a las economías emergentes y sólo afectará, al final, a unas décimas de crecimiento. El discurso catastrofista del PP, resumió Marugán, carece de sentido en las actuales circunstancias.

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, emplazó ayer al Banco de España a inspeccionar los chiringuitos financieros que se están aprovechando de la subida de los tipos de interés y de las dificultades por las que atraviesan algunas familias para ofrecer la reunificación de los créditos en condiciones abusivas. Llamazares criticó el momento elegido por el Gobierno para facilitar la comparecencia de Fernández Ordóñez en el Congreso, precisamente cuando necesita mensajes de calma y confianza en la economía española. El gobernador informó que el silencio mantenido en agosto por los responsables de los bancos centrales fue una decisión compartida y que la mayoría de sus homólogos han acudido en septiembre a sus parlamentos para explicar la crisis.