Tipos

La CEOE reclama a la banca que no bloquee la financiación de las empresas

El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, pidió ayer al Banco Central Europeo que baje los tipos de interés para no perjudicar el crecimiento económico de la zona euro. Díaz Ferrán apuntó que la crisis hipotecaria de Estados Unidos tendrá efectos 'limitados' sobre España, por lo que solicitó a la banca que no restrinja la financiación a las empresas implicadas en procesos de expansión o adquisición de terceras en el extranjero.

En una de sus primeras comparecencias públicas desde que sustituyó a José María Cuevas al frente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán hizo un discurso muy ortodoxo en el que defendió la libertad del mercado y la privatización de los servicios públicos. En esa línea, el presidente de la patronal anunció que la CEOE está ultimando la elaboración de un plan estratégico, que se aprobará en noviembre, para hacer más competitiva a la economía española y aumentar la presencia internacional de las empresas. Entre las propuestas, la patronal pedirá una rebaja de impuestos, la externalización de los servicios públicos y mayor flexibilidad laboral.

En su intervención, Díaz Ferrán requirió al Banco Central Europeo que baje los tipos de interés. 'La actual inflación en la zona euro, por debajo del 2%, debería permitir al BCE bajar los tipos para no perjudicar el crecimiento económico', señaló Díaz Ferrán, quién alabó las decisiones tomadas por el banco central, como las distintas inyecciones de liquidez y el mantenimiento de tipos de interés en la reunión del 6 de septiembre ante la volatilidad originada por las crisis de las hipotecas de alto riesgo en EE UU.

Según el presidente de la CEOE, la crisis ha tenido un origen exclusivo en el mercado hipotecario de EE UU, 'en el que se han desarrollado nuevos productos que exigían mucha liquidez y poca evaluación de riesgos', y tendrá efectos limitados en la UE 'siempre que no se prolongue en el tiempo'. En su opinión, los causantes de la caída bursátil y el endurecimiento de las condiciones del crédito no han sido las hipotecas de alto riesgo, sino la desconfianza que han provocado entre los inversores, 'que ante la incertidumbre han decidido conseguir liquidez y plusvalías con sus activos', y entre las entidades de crédito 'que no acuden al mercado interbancario al no saber si son seguras las condiciones en las que va a prestar su dinero'.

La economía española, según Díaz Ferrán, se encuentra en condiciones de resistir la crisis, 'ya que los fundamentos económicos son sólidos, a pesar de que se avecina un cambio de ciclo tras diez años de crecimiento continuado. La caída de la edificación residencial deberá ser compensada por la inversión en infraestructuras, el consumo de los hogares se desacelerara por la subida de tipos y el mayor endeudamiento a través de las hipotecas, por lo que la inversión empresarial, que crece por encima del 10%, seguirá siendo el componente más dinámico del PIB', dijo.

Por ese motivo, el presidente solicitó que todos los actores cumplan su papel para que los efectos de la crisis sean pasajeros. 'A los bancos centrales les pido que inyecten liquidez; a los bancos, que no recorten el crédito a los proyectos empresariales; y a los ciudadanos, que continúen colaborando en el crecimiento de la economía', dijo.

Fin de los impuestos de transmisiones y sucesiones

Entre las propuestas anunciadas por Díaz Ferrán, que serán discutidas por la dirección de la CEOE en el mes de noviembre, destaca una reducción de impuestos que sirva para impulsar el ahorro, la inversión y la creación de empleo. El presidente de la patronal se mostró muy vehemente contra aquellos que defienden que una bajada de impuestos significa una menor recaudación. 'Bajar impuestos no significa menos ingresos, sino dejar mayor libertad a la sociedad civil para que la economía pueda crecer más'.

De esta forma abogó por eliminar impuestos 'trasnochados' como el de transmisiones patrimoniales y tan 'injustos', como el de sucesiones y donaciones, lo que ya han hecho algunas comunidades autónomas.

Esta eliminación o rebaja, defendida desde la Oficina Económica del Gobierno, ya ha sido puesta en práctica por algún gobierno autonómico, como el de Madrid, que desde 2006 establece bonificaciones de hasta el 99% sobre la cuota del impuesto de sucesiones y donaciones. La práctica desaparición de este tributo ha disparado el número de donaciones en los seis primeros meses de 2007, que se han multiplicado por siete respecto al primer semestre de 2005.

No obstante, Díaz Ferrán puntualizó que ese mismo esquema no es válido para los ayuntamientos, 'que si bajan impuestos, no cuentan con otros tributos que sirvan para compensar la bajada en la recaudación'.

En el caso de que otras autonomías sigan el ejemplo de Madrid, la recaudación tributaria se podría ver afectada, ya que los impuestos por transmisiones patrimoniales, actos jurídicos documentados, sucesiones o donaciones, relacionados con la adquisición de vivienda, son los que más crecieron en 2005, por la fuerte revalorización de los inmuebles.

Propuestas. Un plan estratégico para mejorar la competitividad empresarial

Preservar la unidad de mercado. El presidente de la CEOE exigió ayer más coordinación entre Gobierno central y comunidades autónomas para evitar que las empresas tengan que trabajar con 17 legislaciones diferentes. Puso como ejemplo de buen funcionamiento el Consejo de Internacionalización de España o el acuerdo alcanzado entre CEOE y Cámaras de Comercio para no duplicar misiones comerciales en el extranjero.

Desregulación de la economía. Díaz Ferrán señaló la necesidad de eliminar las numerosas trabas administrativas con las que se encuentran las empresas en su quehacer diario 'Hay más de 22.000 normas legales en España', apuntó.

Liberalización de los mercados. 'Si queremos que España juegue un papel importante, hay que dejar actuar al mercado de forma libre'. Así se manifestó el presidente de la CEOE al ser preguntado por la llegada de empresas públicas italianas (Enel) o alemanas (Eon) a sectores estratégicos en España como el energético.

Externalización de los servicios públicos. En su primer discurso como presidente de la CEOE ya expresó con claridad su visión sobre las empresas públicas: 'La mejor empresa pública es la que no existe'. Ayer volvió a repetir que los servicios públicos hay que darlos como un derecho para todos los ciudadanos, pero que la gestión debe ser privada, 'ya que es más económica y de mayor calidad'.

Disminución del sector público en las comunidades autónomas. 'Se ha encendido el farolillo rojo en muchas comunidades autónomas, que están creando sociedades públicas, ineficaces y con grandes pérdidas', señaló Díaz Ferrán.

Flexibilidad laboral. El último objetivo es, según Díaz Ferrán, lograr un mercado laboral más flexible y mejorar los recursos humanos.