Automoción

Europa se rinde a los coches ecológicos

Los fabricantes europeos enseñan en el Salón de Fráncfort sus modelos menos contaminantes

Se acabó la teoría respecto al medio ambiente. Los fabricantes europeos de automóviles han pasado a la acción y presentaron ayer en el Salón Internacional del Automóvil de Fráncfort, que abrirá sus puertas al público del 13 al 23 de septiembre, sus mejores iniciativas para proteger el planeta. Son las propuestas de 1.046 marcas de más de 40 países. Tanto en los modelos nuevos para el mercado como en los prototipos, las claves son dos: menor consumo y menores emisiones de CO2.

No tienen más remedio. La Comisión Europea ha marcado como objetivo alcanzar los 140 gramos de emisiones de CO2 por kilómetro en 2009 para llegar a los 120 gramos en 2012. La patronal europea de fabricantes de automóviles, la ACEA, se ha comprometido voluntariamente a cumplir el objetivo de los 140 gramos y hacia esa meta caminan. Sin embargo, el modo de llegar se está convirtiendo en un conflicto.

La expectación es máxima. La cobertura de medios es excepcional y los curiosos se agolpan pese a que aún no se ha abierto al público. En este salón, el mayor del mundo en extensión, se reúne hoy la patronal europea de los fabricantes de coches, la ACEA, en medio de la polémica que encierra el cumplimiento de los objetivos de CO2. Ayer le puso palabras el presidente de BMW, en la presentación de sus marcas. 'A pesar de que los fabricantes alemanes son objeto de crítica, BMW cumplirá plenamente con el compromiso voluntario de ACEA', aseguró Norbert Reithofer.

Aplazamiento

Los vehículos alemanes, dotados de motores más potentes y más pesados, tienen mayores emisiones de CO2 que sus competidores franceses e italianos. Los alemanes pretenden lograr el apoyo gubernamental necesario para que se tenga en cuenta el peso de los coches en el cálculo de las emisiones, a lo que se oponen los franceses e italianos. Además, la patronal en conjunto pretende lograr un aplazamiento de la obligación de 120 gramos de tres años, hasta 2015.

Pero Fráncfort no es conflicto sino escaparate para lucir las mejores galas, como las del principal fabricante del mundo, General Motors (GM). La firma estadounidense ha presentado un prototipo híbrido diferente, de propulsión y tracción eléctrica. El fabricante espera vender 10.000 coches híbridos, del resto de sus modelos, en EE UU este año. La empresa confía en los nuevos modelos para recuperarse de las pérdidas, según explicó el vicepresidente Bob Lutz.

Por su parte, Toyota, que ya superó en ventas en 2006 al gigante GM, desarrolla un coche compacto llamado iQ Concept para acoger las necesidades del mercado europeo. 'La demanda de coches pequeños crece un 20% al año en Europa', detalló el vicepresidente de Toyota Europa, Thierry Dombreval. De momento, esta necesidad la cubre el Auris. La empresa japonesa espera que las ventas de Auris superen las 200.000 unidades el año que viene. En Europa, Toyota pretende vender este año más de 1,2 millones de vehículos, sumando las ventas de Lexus.

Por su parte, el grupo Volkswagen, ha ampliado su gama con cinco nuevos modelos con etiqueta ecológica BlueMotion. El grupo planea lanzar 12 nuevos vehículos en los próximos tres años, para impulsar sus ventas un 33% y poner en riesgo el liderazgo de Toyota. Las ventas de VW alcanzarán una cifra récord de 6 millones de unidades en 2007, tal y como explicó el consejero delegado del grupo, Martin Winterkorn.

Mercedes Benz empezará, por su parte, a producir en serie su coche eléctrico F-Cell en 2010. Mientras tanto, la marca de coches de lujo de DaimlerChrysler presentó 19 modelos de Mercedes y Smart que 'cumplen los estrictos estándares de la Unión Europea', según explicó el presidente de la multinacional, Dieter Zetsche.

Seat entra en beneficios

El presidente de Seat, Erich Schmitt, anunció ayer que la compañía volverá a tener resultados operativos positivos a finales de 2007. Las buenas noticias llegan 'un año antes de lo previsto', según el presidente, después de los trabajos de optimización de la producción. Schmitt destacó además el impacto positivo que ha tenido la importante reducción del stock durante este año, que cifró en un 25%. El presidente reiteró que 'el futuro de Seat no está en discusión' y aseguró que son 'el primer fabricante en España y queremos ser los primeros en ventas'. La empresa apoyará el impulso con la inauguración en octubre de un nuevo centro logístico en Martorell.

El presidente aseguró que ya ha habido un incremento en ventas en 2007, respecto de las 430.000 unidades vendidas en 2006 y recordó su objetivo de llegar a las 800.000 unidades vendidas en 2018. Schmitt afirmó que 'aún era pronto' para evaluar la entrada en el mercado ruso pero que es 'una gran oportunidad para la marca y lo importante es estar' en ese mercado. Espera afianzarse en los cinco grandes mercados europeos antes de entrar, posiblemente, en Latinoamérica.