Comercio

Fallece Anita Roddick, la fundadora de The Body Shop

La fundadora de la marca de productos de belleza The Body Shop, Anita Roddick, y una de las empresarias más conocidas de Reino Unido, ha muerto a los 64 años tras sufrir una hemorragia cerebral, según ha informado su familia.

La empresaria fundó The Body Shop en Brighton, en el sur de Inglaterra, en 1976, y en ella vendía productos de baño fabricados con ingredientes naturales. Su marca se identificó con las empresas responsables con el medio ambiente.

Hija de inmigrantes italianos, Roddick transformó su negocio en un imperio de más de 2.000 tiendas, que atendían a más de 77 millones de clientes en 51 mercados diferentes. Un negocio que fue adquirido el año pasado por la empresa francesa L'Oreal.

¢Anita Roddick fue ingresada en el hospital St Richard de Chichester, cercano a su casa, ayer (domingo) por la tarde, cuando se desmayó tras quejarse de una repentina jaqueca¢, dijo su familia en un comunicado.

¢La señora Roddick fue ingresada en la unidad de cuidados intensivos del hospital y su marido Gordon y dos hijas, Sam y Justine, estuvieron con ella hasta que murió¢, dijo.

Ecologista

La multimillonaria Roddick hizo campañas a favor de los derechos humanos y fue una destacada ecologista.

El lema de The Body Shop era ¢dedicar nuestro negocio a perseguir el cambio social y ambiental¢.

Roddick dijo que fue la frugalidad de su madre durante la Segunda Guerra Mundial lo que la inspiró a hacer campañas en los asuntos ambientales y a cuestionar las convenciones minoristas.

¢Volvemos a usarlo todo, rellenamos todo y reciclamos lo que podemos. El activismo ambiental de The Body Shop nació de ideas como éstas¢, escribió en su página de Internet.

¢The Body Shop no es, ni fue nunca, un programa de una sola mujer, es una operación mundial con miles de personas que trabajan por objetivos comunes y comparten valores comunes¢, dijo.

A principios de este año, Roddick reveló que sufría problemas en el hígado tras contraer el virus de Hepatitis C hacía más de 35 años.

La empresaria desarrolló la enfermedad potencialmente mortal por una transfusión de sangre infectada durante el nacimiento de su hija más joven, Sam, en 1971.