Agricultura

La Audiencia de Teruel condena a una empresa por piratear semillas

La Audiencia Provincial de Teruel ha dictado una sentencia en la que condena a un empresario que comercializaba dos variedades de semilla de trigo y de cebada que estaban inscritas en el Registro de Protección Comunitaria de Obtenciones Vegetales sin autorización del titular de este registro, la mercantil Gestión de Licencias Vegetales (Geslive).

Los magistrados condenan al acusado, propietario de la empresa Marvisa, como autor de un delito contra la propiedad industrial. Fuentes judiciales explican que el interés de esta sentencia radica, por una parte, en que es la primera vez que la Audiencia Provincial de Teruel condena por un delito contra la propiedad industrial, o piratería, en este caso, en el campo de la producción de semillas agrícolas; y en segundo lugar, porque que para ello aplica directamente el derecho comunitario europeo.

La sentencia, contra la que no cabe recurso, revoca otra del juzgado de lo Penal de Teruel y condena al acusado a seis meses de prisión y multa de 12 meses con una cuota diaria de 30 euros, además de inhabilitación para el ejercicio del comercio agrícola, como autor de un delito contra la propiedad industrial.

El tribunal cree que con la venta de las semillas sin la preceptiva autorización del propietario del registro 'han sido lesionados los derechos patrimoniales del titular'. Se trata de las variedades volley e isengrain.

Código penal

El Código Penal castiga con pena de seis meses a dos años de cárcel a quien, 'con fines agrarios o comerciales, sin consentimiento del titular', produzca, reproduzca, comercialice, importe o exporte variedades vegetales protegidas mediante registro.