Inmobiliario

Bañuelos se refuerza en Astroc al comprar un 10% de Landscape

Enrique Bañuelos ha reforzado su posición en la futura Astroc. La compra del 10% que tenía Andrés Ballester en Landscape le sitúa con un 25% del capital de la ex filial del Sabadell. Esa participación, junto al 31% de Astroc, contará en los cálculos de la fusión que se prepara entre Astroc, Landscape y Rayet Promoción.

Enrique Bañuelos sigue firmando operaciones en el entorno de Astroc que más que desvelar su anunciada salida paulatina del capital introducen nuevas incógnitas sobre cuál será su posición en la futura inmobiliaria cuando se cierre la fusión con Rayet Promoción y Landscape. Bañuelos ha incrementado hasta el 25% su participación en Landscape tras comprar el 10% que tenía el Grupo Andrés Ballester. Este aumento de participación en Landscape -en la que Astroc participa con el 49,9% del capital- habrá, por tanto, que ser tenida en cuenta a la hora de conformar el futuro accionariado.

La salida de Ballester de Landscape se ha producido tras la marcha de otros de los accionistas que entraron cuando Astroc compró la inmobiliaria al Sabadell. Sin embargo, es la primera vez que alguno de estos partícipes le vende su participación a Bañuelos. Tanto Hemisferio como Metropolis le vendieron sus acciones a Nozar, que también entró en el reparto de la firma catalana. Aunque el precio de la operación no ha trascendido, está la referencia de los 30 millones que pagó Nozar por el 10% de Metropolis.

Fuentes del grupo de Andrés Ballester explicaron a Cinco Días que la decisión de dejar Landscape se tomó cuando Astroc anunció la decisión de fusionar sus dos filiales. 'El plan ya no era el mismo. Landscape iba a ser una patrimonial, pero con la fusión pasará a formar parte de una inmobiliaria al uso, una promotora, y nosotros ya somos una promotora', explicó esta fuente de la compañía que negó que existiera ningún pacto de recompra con Bañuelos. El ex presidente de Astroc, por su parte, no se pronunció ayer.

La fusión de las dos filiales de Astroc está todavía encima de la mesa de la inmobiliaria, 'y sigue su curso', según una fuente oficial de la compañía. El punto clave para decidir el futuro accionariado será la valoración de los activos de las tres compañías, una tarea que está realizando Morgan Stanley. Una vez establecido el precio de cada una de las tres empresas, habrá que aplicar un canje accionarial que tendrá como complejidad el ir cuadrando las participaciones de cada uno de los socios de referencia.

Por ejemplo, CV Capital, la patrimonial de Bañuelos, tiene participación directa en Astroc, el 31% y en Landscape, el 25%. Además, Bañuelos también tiene pendiente de convertir en acciones un préstamo concedido a Astroc, con lo que el 31% antes mencionado podría ser mayor. Algo similar tiene que hacer Nozar con otra parte del crédito, que le hará aumentar su actual 24,9% de Astroc. Además, los Nozaleda también participan en un 25% en Landscape, tras comprar las participaciones de Metropolis y Hemisferio. La fuerte posición de la compañía es la que ha llevado a situar en la presidencia de Astroc a Juan Carlos Nozaleda.

El Grupo Rayet con el 10,1% de Astroc, también verá reforzada su posición, ya que aportará a la compañía el 46,16% que controla de Rayet Promoción.

Todas estas ecuaciones deben arrojar luz sobre el accionariado de la nueva Astroc -que posiblemente se rebautice como Landscape- pero hay una serie de condiciones: Ni Nozar quiere superar el 30% que le obligaría a lanzar una opa, ni Rayet está por la labor de que su participación en la remozada compañía supere el 15%. Tal y como dijo el consejero delegado de Astroc, Juan Antonio Alcaraz, en la rueda de prensa previa a la pasada junta de accionistas, una vez configurado el capital, los accionistas de referencia diluirán sus participaciones hasta los límites que se han marcado. Una forma de reducir estas participaciones es, por ejemplo, incorporando a otras empresas al proyecto, como se ha planteado con Aisa. La entrada de nuevos actores como Ginés Marfá, que tiene el 27,9% de Aisa, Promobarna (18,5%) y el Grupo Masó (13,5%) serviría para que los actuales socios de Astroc viesen rebajada su participación, si bien Nozar también tiene un 5% en Aisa.

Todos estos condicionantes hacen especialmente compleja una operación que está previsto que se cierre en este trimestre, según dijo Alcaraz. El resultado final de esta fusión está por ver. Muchas operaciones en una sociedad que ha vivido demasiados sobresaltos.

En bolsa

Los títulos de Astroc volvieron a registrar ayer un descenso en Bolsa. La jornada se inició a 10,96 euros por acción y las acciones sufrieron un ligero repunte al inicio de la mañana, paro luego cerrar a 10,92 euros. Durante el ejercicio los títulos de la inmobiliaria han llegado a cotizar a 72 euros, para marcar el mínimo en julio a 8,18 euros.

La historia de una compra troceada

La compra de Landscape daría para muchas páginas, si se supieran todos sus detalles. Desde que el Sabadell optó por poner en venta su división inmobiliaria hasta hoy, han pasado muchas cosas en el seno de la compañía que, seguramente, acabará dando nombre a la nueva Astroc fusionada.

Enrique Bañuelos, que por entonces era el mayor accionista individual del Sabadell, fue con Astroc a la subasta organizada por el banco para vender la inmobiliaria. La ganó tras ofrecer más que ninguno de sus competidores, 990 millones de euros.

Sin embargo, Astroc no iba a hacerse cargo de esa cantidad en solitario. Optó por repartir la compañía entre varias empresas, algunas de las cuales incluso habían acudido a la subasta. Así, vendió el 50% de la sociedad a Hemisferio, Metropolis, Ballester y Nozar, entre otros.

Posteriormente, Astroc procedió a vender los activos de Landscape que consideró 'no estratégicos'. La inmobiliaria valenciana comunicó entonces que había vendido a GE Real Estate el 40% de las propiedades que tenía Landscape por unos 650 millones de euros.

Tras una temporada de relativa calma en Landscape, de nuevo se volvieron a producir movimientos, en este caso en el capital. La decisión de fusionar la filial con el resto de empresas del grupo parece que no agradó a los socios que habían entrado, con lo que Nozar y el propio Bañuelos han ido recomprando las participaciones para hacer la fusión un poco más clara.