Aeronaútica

Francia confirma los retrasos en el avión militar A-400M de Airbus

El fantasma de los retrasos vuelve a sobrevolar sobre el grupo aeroespacial EADS, después de que el Gobierno francés advirtiera ayer que espera una demora de hasta nueve meses en la entrega del avión de transporte militar A-400M, que se ensambla en Sevilla.

El ministro de Defensa francés, Hervé Morin, confirmó ayer que el Ejército galo recibirá con 'algunos meses' de retraso los primeros A-400M, el avión de transporte militar de Airbus que se ensamblará en Sevilla. 'Hay un ligero retraso. Llegará a nuestras Fuerzas Armadas varios meses después de lo previsto', reconoció ayer en una entrevista publicada por La Tribune. Según el rotativo galo, la Dirección General de Armamento (DGA) de Francia baraja una demora de entre seis y nueve meses sobre la fecha prevista para la entrega, que era octubre de 2009. El Ejército francés es el primer cliente del avión.

Las declaraciones de Morin vienen a confirmar los peores presagios del consejero delegado de EADS (matriz de Airbus), Louis Gallois, que a finales de agosto advirtió de que la fecha de las primeras entregas 'probablemente' iba a tener que revisarse. El grupo aeroespacial europeo tiene planeado rehacer el calendario del programa de lanzamiento del A-400M entre este mes y el que viene.

El principal problema que tiene en estos momentos el aparato reside en ciertos componentes de los motores, que presentan dificultades de tipo mecánico y que no han permitido que los aparatos acumulen las suficientes horas de ensayo, según explicaron responsables del programa antes de las vacaciones de verano.

AIRBUS GROUP 89,35 0,30%

Los nuevos aviones de transporte militar estarán propulsados por motores TP400-D6, que desarrolla un consorcio creado por la española ITP, la británica Rolls-Royce, la francesa Snecma Moteurs y la alemana MTU Aero Engines.

Un retraso en las entregas del nuevo A-400M supondría un nuevo revés económico para EADS, tras el varapalo que supuso la demora del proyecto estrella de su filial Airbus, el superavión A-380. De hecho, el avión militar, cuyo ensamblaje sufre un retraso de casi seis meses, ya le ha supuesto al grupo una penalización de 500 millones de euros en la primera mitad del año, por el incumplimiento de algunos de los hitos previstos, debido a las demoras que se produjeron a la hora de equipar parte de las piezas del fuselaje.

EADS puede perder el mercado

Los retrasos en el desarrollo del A-400M pueden hacer que la filial de aviones militares de Airbus pierda el tren en el mercado de aeronaves de transporte en un momento en el que la demanda se encuentra en su apogeo. Conflictos militares como los de Irak o Afganistán y desastres naturales como el tsunami asiático o el huracán Katrina han puesto sobre la mesa las carencias de los ejércitos en este tipo de aviones, cuyo mercado ha experimentado un cierto boom. El problema es que los clientes militares son tradicionalmente conservadores y les gusta ver los aparatos en servicio antes de realizar sus encargos. En este contexto, Airbus ya está perdiendo la partida respecto a sus rivales estadounidenses, que venden aviones que ya son realidad, lo que se puede agravar si el programa del A-400M sufre retrasos adicionales. A pesar de ello, los responsables del fabricante europeo son optimistas y creen que existe 'gran interés' entre los clientes potenciales por el nuevo aparato, del que esperan vender 200 unidades.