Transporte

Zapatero y Aguirre pactan que Madrid participe en la gestión de Barajas

El Ejecutivo central se comprometió ayer a que Madrid participe en la gestión del aeropuerto de Barajas y en el servicio de tren de cercanías (sin cesión de competencias). Así lo aseguró ayer la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, a la salida de la reunión que mantuvo con el presidente del Gobierno.

La presidenta regional, Esperanza Aguirre, salió visiblemente contenta tras la 'discusión agradable' de dos horas que sostuvo con José Luis Rodríguez Zapatero, al que arrancó un compromiso para que la Comunidad de Madrid tenga una participación en la gestión del aeropuerto de Barajas.

Aunque no precisó la fórmula que se utilizará para la cogestión, Aguirre señaló que también cuentan con el apoyo del Gobierno para la construcción de dos nuevos aeropuertos, que sustituyan a los actuales de Torrejón de Ardoz y Cuatro Vientos.

No obstante, el acuerdo más importante por el montante económico fue el alcanzado para la reforma de las principales carreteras madrileñas. 'El presidente me ha ofrecido un convenio, que redactará el ministerio de Fomento, y que incluye la licitación de la R-1 en menos de un mes, el cierre de la M-50, así como la transferencia a Madrid de todas las obras de la M-40 así como las inversiones previstas en las seis carreteras nacionales que la atraviesan', señaló Aguirre, quién avanzó que la ministra de Fomento tendrá en menos de diez días un borrador de ese convenio.

Aguirre destacó la importancia de este acuerdo, 'ya que los avances de inversión de Fomento diferían la primera inversión en Madrid hasta 2011'. Con la firma de este convenio, dijo Aguirre, el Gobierno reconoce que no ha puesto un euro en obra pública en Madrid en los últimos tres años. 'El Ejecutivo nos ha tenido asfixiados en ese tiempo', señaló.

Aguirre también confesó que Zapatero había aceptado la cesión de los terrenos de la antigua cárcel de Carabanchel, 'aunque vinculó la cesión al proceso de financiación de las nuevas cárceles que tiene que poner en marcha Interior', dijo.

Por el contrario, Zapatero y Aguirre no llegaron a un acuerdo en una propuesta concreta de Aguirre: el aumento del número de plazas universitarias para médicos, ante la próxima apertura de ocho hospitales en la región. 'Ya estamos teniendo problemas para cubrir las plazas de pediatría y anestesia en algunos de esos centros', dijo.

El mismo trato para Madrid y Cataluña

Madrid y Cataluña no recibirán tratos diferenciados en el caso de la gestión de los servicios de cercanías. Aguirre confesó que el presidente Zapatero se expresó con mucha claridad al decirle que no habría 'discriminaciones' entre ambas comunidades autónomas.

En el caso de Madrid, Aguirre matizó que el presidente del Gobierno se 'había comprometido a celebrar una reunión antes del 10 de octubre para dar a la Comunidad de Madrid participación en la gestión y en la planificación de inversiones, pero no el traspaso de competencias, una excepción que será extensible al resto de comunidades autónomas', según dijo Aguirre citando a Zapatero.

Elena Salgado, ministra de Administraciones Públicas, aclaró posteriormente que esta norma no afectará a Cataluña por estar incluida la competencia en el nuevo Estatuto.