Terrorismo

Un fallo en la colocación de un potente coche bomba en Logroño evita un nuevo atentado de ETA

La banda terrorista ETA ha intentado esta noche hacer estallar un coche bomba con 80 kilogramos de explosivos, según fuentes cercanas a la investigación, en frente de la delegación del Ministerio de Defensa en Logroño. En torno a las 23.30 se registró una mínima explosión delante del edificio, que no causó víctimas ni daños materiales, y que correspondería al detonador de la carga colocada en el interior del vehículo. Se trata del cuarto atentado de ETA desde que oficializó la ruptura del alto el fuego permanente el pasado 5 de junio.

El coche bomba no estalló porque falló el mecanismo de ignición, según ha expliacado el Delegado del Gobierno de La Rioja, José Antonio Ulecia.

El vehículo, un Ford Fiesta de color verde, que llevaba placas de matrícula dobladas de un coche de la misma marca de Fuengirola (Málaga), estaba colocado frente a la Delegación del Ministerio de Defensa en la capital riojana. En el interior habían sido instaladas dos grandes ollas llenas hasta el borde de explosivos y perfectamente ancladas al suelo del automóvil, además de un bidón con cinco litros de gasolina, explicó el delegado de Gobierno.

Un equipo de desactivación de explosivos, que estaba operando desde las 23.30 horas de anoche, consiguió neutralizar esta carga poco antes de las siete y media de la mañana. Las Fuerzas de Seguridad levantaron poco después el dispositivo colocado en la zona para realizar estas labores de desactivación del coche bomba, que estaba dotado de un mecanismo "muy sofisticado", según fuentes de la lucha antiterrorista.

Llamada a 'Gara'

Una llamada anónima en nombre de la banda terrorista al diario Gara advirtió de que una bomba iba a estallar a las 23.00 cerca del citado edificio de la capital riojana, situado en la calle Antonio Sagastuy de Logroño.

Numerosos efectivos de la Policía Nacional y Local procedieron a acordonar la zona afectada, así como las calles adyacentes. El alcalde de Logroño, Tomás Santos, desplazado al lugar de los hechos, condenó el atentado, elogió la actuación de las Fuerzas de Seguridad, tranquilizó a la población y adelantó la difusión de un comunicado de condena del atentado por parte del Ayuntamiento y la convocatoria de una concentración de repulsa para este mediodía. También acudieron a la zona el delegado del Gobierno en La Rioja, José Antonio Ulesia, el consejero de Administraciones Públicas y Política Local, Conrado Escobar, el concejal de Seguridad, Atilano de la Fuente, el primer teniente de alcalde de la ciudad, Ángel Barea, y varios miembros del equipo de Gobierno y la oposición municipal.

Varios vecinos se han visto afectados por los cortes de seguridad al no poder retirar sus coches, que se encuentran estacionados dentro del perímetro de seguridad. La zona en la que se produjo la deflagración se encuentra cerca del casco antiguo de la capital riojana y ya se ha procedido a levantar el cordón policial. El lugar de los hechos se encuentra a unos 200 metros de la sede del Partido Popular.