'Telecos'

El Gobierno gana tiempo para recurrir la multa a Telefónica

El Gobierno recibió el viernes pasado la documentación oficial de la Comisión Europea sobre la multa impuesta a Telefónica, así que ha solicitado y conseguido una extensión del plazo para decidir si presenta o no recurso contra ella. El límite es el 10 de noviembre.

A Telefónica no le queda más remedio que presentar el recurso contra la multa de 152 millones que le impuso la Comisión Europea por cerrar el mercado del ADSL antes del 18 de este mes, pero el Gobierno tiene una prórroga. 'Hemos trabajado en el tema sobre la base de documentación provisional, porque la oficial no nos ha llegado hasta el 31 de agosto.

En estos momentos, estamos analizando los papeles, pero son muy pocos días', explicó ayer el secretario de Estado de Telecomunicaciones, Francisco Ros. Y como la remisión del documento se ha retrasado, tendrán más tiempo para estudiarlo. 'Son dos meses y diez días desde la recepción y eso nos da de plazo hasta el 10 de noviembre', añadió. Por ahora, nada está decidido. 'Estamos todavía en proceso de reflexión'.

Ros hizo estas declaraciones tras clausurar el encuentro sobre telecomunicaciones que se celebra todos los años en Santander, organizado por la patronal Aetic. Las jornadas han reunido a todo el sector y la posición del Gobierno sobre el recurso ha planeado durante toda la semana. En Orange hay malestar por la posibilidad, bastante alta, de que el Ejecutivo apoye a Telefónica ante Bruselas, mientras que desde la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones y el ex monopolio se confía en que lo haga.

TELEFÓNICA 7,40 -0,20%

Al margen de las polémicas, Ros dio una buena noticia al sector. Quedan trámites que dirimir, pero la petición de que las frecuencias de telefonía móvil GSM en la banda de 900 se puedan utilizar para dar UMTS se hará realidad.

El Ministerio de Industria está decidido a propugnar la neutralidad tecnológica, lo que permitirá que las operadoras sean libres para decidir con qué tecnología abordan cada servicio. Y en el caso de la banda ancha móvil esta neutralidad cobra mayor importancia, puesto que supondrá una mejora de la calidad.

El problema del UMTS es que penetra mal dentro de los edificios, así que los abonados tienen dificultades para navegar con un dispositivo móvil a alta velocidad en interiores. El GSM no tiene este problema. Cuando el Gobierno permita que se use para dar banda ancha, las dificultades en los edificios serán historia.

Una de cal y otra de arena, por lo menos para Yoigo. El cuarto operador de móvil ha solicitado al ministerio la concesión de 5 Mhz de espectro en GSM 900 para no resultar perjudicado frente a sus rivales (Yoigo sólo tiene UMTS).

Pero tendrá que pagar por ello. Ros dejó claro que el espectro es 'un bien escaso' y que está descartado que se le vaya a 'regalar'. Yoigo tendrá que 'concursar' por él y proponer a cambio 'inversiones y otros compromisos'.

Eso sí, también existe la posibilidad de que llegue antes la creación del mercado secundario de espectro, lo que permitiría a Yoigo alquilar o comprar esas frecuencias a otros operadores.

La fecha tanto para la redistribución de frecuencias como para la aprobación del mercado secundario no está fijada. Sí se ha confirmado, en cambio, que el concurso para conceder el múltiplex para la televisión en el móvil se retrasará a 2008.

Las reclamaciones se disparan

Francisco Ros acudió ayer al encuentro de telecomunicaciones con los últimos datos sobre consultas y reclamaciones en la mano.

Ante un auditorio lleno de representantes del sector anunció primero que el número de reclamaciones se había disparado en el primer semestre, para contentar después a las empresas con el comentario de que la proporción es de dos reclamaciones al mes por cada 100.000 contratos 'y no parece que eso sea un índice muy alto'.

En cualquier caso, las cifras dan fe de que la consultas recibidas en la Oficina de Atención al Usuario han crecido un 41% y que las reclamaciones presentadas se han elevado un 25%.

Y, otra vez, los consumidores han tenido razón en sus planteamientos, porque más del 84% de las quejas se han resuelto a su favor.

El culpable de buena parte de la subida es el móvil, por los problemas de facturación y consultas que ha generado la eliminación del redondeo y el cobro por segundos.