Banca de inversión

La actividad de banca de inversión cae a la mitad por la crisis bursátil

La crisis crediticia que sacudió las Bolsas de todo el mundo el mes pasado ha hecho mella en la banca de inversión. El volumen de fusiones y adquisiciones anunciadas durante agosto ha bajado un 81%, mientras que la emisión de deuda corporativa se ha reducido en un 96%.

La belle époque vivida por las grandes firmas de inversión durante los últimos cinco años empieza a desvanecerse.

Las turbulencias financieras desencadenadas por el impago de hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos (conocidas en inglés como créditos subprime) ha generado un intenso clima de desconfianza entre los inversores, lo que ha reducido notablemente el número de operaciones corporativas.

El negocio de los bancos de inversión que más ha acusado el golpe es el del asesoramiento en fusiones y adquisiciones. Durante el mes pasado, el volumen de transacciones anunciadas ha caído a casi la mitad. De 178.565 millones de dólares en agosto de 2006 a 323.300 millones de dólares (algo más de 230.000 millones de euros), en el mismo periodo de 2007, según datos de Thomson Financial. Esto supone una caída del 81%.

Las cifras relativas a operaciones ya cerradas son más benignas, pues estaban a punto de concluirse antes de la crisis. El volumen global se ha mantenido en 237.000 millones de dólares.

El problema para los equipos de banca de inversión es que las transacciones completadas reflejan el trabajo realizado previamente, mientras que el indicador de operaciones anunciadas supone un pronóstico de la actividad de los meses venideros.

Perdido el mes de agosto, la pregunta que surge ahora es si los efectos de la crisis influirán en lo que resta de ejercicio. 'No lo creo', comenta el máximo responsable de banca de inversión en España de un grupo extranjero. 'El tema de las 'subprime' tan sólo ha sido la excusa que el mercado quería para una corrección, pero en los próximos meses volveremos a niveles de actividad normales'.

Las turbulencias veraniegas no han afectado únicamente al negocio de asesoramiento en fusiones, sino que también se han trasladado a la financiación de operaciones, según ha constatado Carlos Ortega, director de banca de inversión de Calyon.

'Varias transacciones previstas a través de compras muy apalancadas se han retrasado en las últimas semanas debido a las condiciones del mercado crediticio. Este cambio en el mercado de financiación ha afectado negativamente a varias operaciones de compras apalancadas previstas por algunos fondos de capital riesgo', comenta.

Los datos recabados por Thomson Financial muestran que en agosto se ha producido un descenso del 47% en las operaciones apalancadas de carácter internacional, respecto al mismo periodo del año pasado.

Las divisiones especializadas en emisión de deuda corporativa también se han visto afectadas por la crisis crediticia. Durante los meses de julio y agosto de 2007 se emitieron bonos de alta calidad (conocidos en el mercado como investment grade bonds) por un monto total de 246.872 millones de dólares, un 96% menos que en esos dos meses de 2006.

El refugio de las operaciones pequeñas

Las operaciones de pequeño y mediano tamaño han sido el refugio que han encontrado muchas firmas de inversión durante las turbulencias del mes de agosto. Las transacciones de menos de 500 millones de dólares han tenido un ascenso en agosto del 5% (respecto al mismo mes de 2006), al registrarse una actividad de 64.700 millones de dólares (47.560 millones de euros) en todo el mundo, según datos de Thomson Financial.

La cara opuesta es la de las denominadas 'megaoperaciones', aquellas que superan los 5.000 millones de dólares. La compra de varias divisiones de la industria química ICI (de Reino Unido) por el grupo alemán Henkel (fabricante de productos como el pegamento Loctite o los tintes Schwarzkopf), por 5.400 millones de dólares, ha sido la única transacción de estas dimensiones que se ha producido durante el mes pasado. En contraste, durante los siete primeros meses de 2007 se produjeron en todo el mundo 112 megaoperaciones. Las estadísticas reflejan que no se producía un dato tan malo en agosto desde 2004.

Analizada la desaceleración del mercado de fusiones y adquisiciones por regiones, Asia es el continente que menos afectado se ha visto. Las operaciones corporativas se han reducido un 6% respecto a agosto de 2006, sin embargo los datos apuntan a que durante el ejercicio se conseguirán unos volúmenes históricos de operaciones. Por contra, las transacciones que tenían por objetivo una empresa europea han caído en agosto un 47%, respecto al mismo periodo de 2006, mientras que en Estados Unidos han bajado un 26%. El carácter crediticio de la crisis ha provocado que las compras apalancadas, que generan mayores réditos para la banca, hayan caído aún más: hasta un 67%.