Finanzas

La Caixa comprará bancos en el exterior con la liquidez de Criteria

La Caixa desveló ayer parte de la hoja de ruta diseñada para su holding de participadas, Criteria, para los próximos años. Con la nueva sociedad, que se estrenará en Bolsa en octubre, la entidad quiere dar el salto exterior. La intención de la entidad es lograr un mayor equilibrio entre el peso de sus inversiones en el sector financiero y las industriales hasta que las primeras supongan un 40% de la cartera. Para ello, tendría que gastar en compras unos 10.000 millones en los próximos años.

Ricardo Fornesa, presidente de Criteria, junto a Juan María Nin y Francisco Reynés
Ricardo Fornesa, presidente de Criteria, junto a Juan María Nin y Francisco Reynés

La presentación pública de Criteria en Barcelona fue ayer la antesala de su estreno en Bolsa, previsto para los primeros diez días de octubre. La plana mayor de Criteria Caixa Corp (su presidente, Ricardo Fornesa, y su director general, Francisco Reynés), así como el director general de La Caixa, Juan María Nin, esbozaron los planes a tres años para la antigua Caixaholding, que cuenta con unos activos valorados en más de 25.000 millones de euros. Criteria realizará una oferta pública de suscripción (OPS) en la salida a Bolsa, del 20% del capital. 'Con unos activos de 25.000 millones de euros (contabilizando la deuda), la OPS es de 4.000 millones. Esto nos daría una posición en el Ibex del séptimo lugar', indicó Fornesa.

La meta es que, tras la salida a Bolsa, los negocios de banca, seguros y servicios financieros especializados ganen más peso en la cartera de Criteria. En la actualidad, las participaciones industriales y de servicios suponen el 83%, mientras que el negocio financiero representa el 17%. 'La intención es aumentar gradualmente el peso del negocio financiero en las actividades y resultado de Criteria', señaló. Para lograr un mayor equilibrio en un plazo de tres a cinco años (60% servicios y 40% banca), Fornesa dejó claro que no se producirán desinversiones en el sector servicios para inyectar las plusvalías en la adquisición de bancos en el extranjero. Si esta premisa se cumple, La Caixa tendría que destinar unos 10.000 millones de euros a compras.

Los objetivos en su expansión internacional son entidades de un tamaño de entre 500 y 2.000 millones. Nin confió en que en 2008 'pueda anunciarse una operación significativa'. Al interés por Europa del Este y Estados Unidos se suma ahora Asia. En esta zona, Nin mencionó a la India, China o Indonesia entre algunos de los mercados de interés. Las inversiones en private equity, a las que piensan destinar entre 50 y 350 millones, se realizarán sólo en España y en proyectos 'consolidados'.

Además, Criteria tendrá posibilidades de ampliación de capital en el futuro y una capacidad de endeudamiento del 10% de los recursos propios o hasta el 20% en situaciones 'excepcionales'. Fornesa no dejó claro si Criteria, a la que prefirió denominar corporación y no holding, saldrá a Bolsa con descuento. 'Ya veremos si lo hay o no, pero ofreceremos un precio atractivo'. En esta línea, señaló que como remuneración al accionista 'se distribuirá lo máximo del beneficio'. La OPS se dirigirá a partes iguales a minoristas e inversores institucionales. La Caixa piensa realizar parte de la colocación a través de sus propias oficinas.

La crisis hipotecaria no hace mella

El nuevo director general de La Caixa, Juan María Nin, restó importancia a que la salida a Bolsa del holding de participadas se produzca tras las turbulencias sufridas en los mercados las últimas semanas. 'Los mercados admiten una cotización de este importe, que supone una excelente oportunidad de inversión por ser una compañía de gran tamaño y bien gestionada', sentenció. Nin señaló que, aunque la salida a Bolsa de Criteria se podría haber acelerado y realizarse durante los meses de mayo y junio, el hecho de darse entonces una situación de la Bolsa 'tensada' llevó a mantener el calendario inicial y a realizar el proceso de 'manera tranquila y serena'. 'No queríamos decepcionar al inversor', aseguró Nin.

Sobre la crisis hipotecaria de Estados Unidos, Nin apuntó que no augura que esa crisis tenga efectos sobre la economía española. Nin resaltó que España sigue creciendo al 4%, que valoró como cifra 'excelente'. 'No nos consta que la crisis de liquidez haya afectado a instituciones financieras españolas'. En este sentido, valoró la labor de los supervisores tanto en el control de los fondos de inversión como en los planes de pensiones, lo que ha hecho que a diferencia de otros países 'el impacto de la crisis sea anecdótico'. El nuevo director general de La Caixa admitió que hubo problemas de liquidez en agosto que se trasladaron al mercado crediticio, pero esas correcciones no suponen un cambio de cliclo. Sí admitió un cambio de posicionamiento en el mercado inmobiliario.