Pequeños Gigantes

Una química muy saludable

La empresa riojana nació hace 30 años como laboratorio auxiliar de la industria conservera. Tras diversificar el negocio, Diasa cuenta con 2.700 clientes de cinco continentes

Hace más de 30 años, un químico y cuatro socios más, relacionados con las conservas, pusieron en marcha Diasa, una empresa del sector químico ubicada en Calahorra que desarrollaba productos para el sector conservero de La Rioja. Hoy, Diasa Industrial produce aditivos e ingredientes para la industria alimentaria y el tratamiento de aguas e higienización de instalaciones industriales. Sus clientes están en los cinco continentes.

Con el paso del tiempo, la especialización y atomización del sector conservero motivó la adaptación de la actividad de Diasa a las nuevas necesidades de sus clientes, creando productos en los que se prima el respeto al medio ambiente y la salud de los consumidores. Para ello, la compañía se apoyó en la I+D+i. 'Somos una de las empresas que más invierten en I+D+i de La Rioja', afirma su gerente, Carmelo Jiménez. Desde su fundación, esta empresa ha tenido el firme convencimiento de que la calidad no es simplemente un objetivo, es el fundamento del trabajo bien hecho. Esta filosofía la ha hecho acreedora de diversas certificaciones ISO de calidad y ENAC en varias filiales y divisiones.

Su actividad abarca cinco áreas: industria alimentaria; tratamiento de aguas; higiene industrial integral; piscinas y, finalmente, marcaje y etiquetado. La investigación, la innovación y el desarrollo de nuevas tecnologías han marcado la trayectoria de Diasa. Uno de los resultados de sus esfuerzos será presentado el próximo octubre en el Salón Internacional de Piscinas de Barcelona. Se trata de un producto que elimina los residuos que deja el cloro sólido del agua.

Este nuevo proyecto, denominado Real (Recuperación de Aguas Lúdicas), es el fruto de una investigación que se desarrolla en colaboración con el Centro Tecnológico de la Energía y el Medio Ambiente de Murcia y la Universidad de La Rioja. Aún pendiente de homologación, podría ser la solución para la recuperación de ingentes cantidades de agua. Se trata de un producto líquido, en base a oxígeno activo, que en contacto con el agua clorada de la piscina destruye toda la materia orgánica, la hace flocular, regula el PH y, tras dos días, la suciedad queda depositada en el suelo de la piscina. Un barrefondos hará el resto. Así se habrá logrado recuperar muchos litros de agua.

Otro de sus proyectos es el llamado Daac Sysstem. Centrado en la industria alimentaria, es el resultado de tres años de investigación. Consiste en un innovador sistema de dosificación de aditivos e ingredientes en la cadena de conservación de un alimento enlatado o envasado y que supone la alternativa más eficaz y segura al líquido de gobierno, el agua con sales y aditivos con que se llenan por rebose los botes de conserva.

Los profesionales de Diasa se emplearon a fondo para desarrollar, desde una granuladora para el producto antes de comprimirlo, a las máquinas y troqueles determinados para fabricar pastillas de unos tamaños específicos según los requerimientos de la dosificadora automática. También lograron un sistema de visión artificial que asegura al 100% que todas las latas o botes de conserva contienen el comprimido correspondiente.

Aunque este producto llegó al mercado el pasado año, aún son pocas las conserveras que han optado por este innovador sistema. 'Aplicar este prototipo implica que el empresario conservero tiene que cambiar su sistema de trabajo', explica Jiménez. 'Aunque esta innovación supondría un considerable ahorro de agua y sería necesaria menos depuración', añade. Por eso, para favorecer la implantación de este sistema, Diasa ha encargado al Centro Tecnológico del Medio Ambiente de Murcia un estudio comparativo que demuestre las ventajas medioambientales de esta tecnología y emitir la pertinente certificación.

Para desarrollar este proyecto se contó con el apoyo y financiación del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), la Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja (Ader) y con la colaboración de la Universidad Pública de Navarra y la de La Rioja. Además, a través de su filial Laboratorios LAC, empresa que funciona de manera independiente, realiza analíticas para sus clientes, participa en proyectos conjuntos y europeos y, también, desarrolla productos para la propia matriz. Uno de ellos, en el que trabajan actualmente, es el diseño de un peine desparasitario para perros, para el que LAC creará el producto químico que dosificará el peine.

A las satisfacciones que reportan al grupo los proyectos de investigación, se suman sus excelentes resultados económicos. Lleva dos años en plena expansión. El año pasado creció un 14% y en lo que va de ejercicio el incremento es ya del 30%. Su facturación supera los diez millones de euros, de los cuales, más de la mitad provienen de la división de alimentación. Los principales clientes son del sector conservero nacional: General Mills (comercializa productos de Gigante Verde y Old El Paso), Grupo Riberal, Cevenasa, Heinz Ibérica o Ayecue. Y cuentan con importantes clientes en Perú, Ecuador y Brasil.

Diasa acaba de realizar su última inversión, de medio millón de euros, para ampliar sus naves y aumentar el negocio. Ahora también ofrece a sus clientes frascos de vidrio y cajas de cartón, que se añaden a las más de 500 referencias que comercializa y a los 120 productos de fabricación propia.

Datos básicos

Facturación. Diasa factura unos once millones de euros al año, correspondiendo el 20% a la división de piscinas. Entre LAC y Diasa suman 60 operarios de gran experiencia que son el principal capital de esta empresa, donde el 90% de la plantilla corresponde a titulados universitarios: biólogos, químicos, farmacéuticos y técnicos de laboratorio, principalmente.

Proyectos. Ante la demanda de algunos clientes, han desarrollado productos específicos: un desinfectante para ganadería; un producto para limpiar patatas; una mezcla 'muy curiosa' que evita que los parabrisas recién fabricados se peguen unos a otros permitiendo así su almacenaje; un desengrasante en polvo para una máquina de vapor o para limpiar grandes ollas son algunos de ellos.

Higiene. Esta división se creó para cubrir la creciente demanda de asesoramiento técnico en higienización de instalaciones industriales, ante la cada vez más exigente legislación en relación a la seguridad alimentaria. Llevar a cabo planes de control de puntos críticos de higiene dentro de las empresas es uno de los servicios que ofrece Diasa en este sentido, junto al mantenimiento de las instalaciones. En las conserveras, las calderas de vapor requieren de mucha vigilancia para controlar las plagas como la legionela. Para todo este mantenimiento, Diasa ha primado siempre la utilización de productos respetuosos con el medio ambiente.

Especialización en el tratamiento de aguas

Uno de los objetivos más importantes de Diasa es desarrollar tecnologías innovadoras para la protección, limpieza y desinfección del agua. Ofrece tratamientos para piscinas, copando el 60% del mercado en La Rioja. Ha cuadruplicado su facturación en estos productos, de 500.000 euros a los dos millones que ingresa en la actualidad, con delegaciones también en Barcelona, Madrid, Andalucía y Portugal. Pone a disposición de sus clientes tecnología que permite un máximo nivel de control, higiene y salubridad de las instalaciones de baño lúdico, proporcionando también programas personalizados para cada instalación. Además, suministra y fabrica accesorios de limpieza y dosificación.