Líneas aéreas

Alitalia recortará 150 vuelos desde Milán como medida de supervivencia

La compañía de bandera Alitalia desveló ayer los primeros movimientos del plan industrial previsto para 2008-2010. Se trata de un 'plan de supervivencia', ideado para sacar a flote la compañía, hacerla 'apetecible' de cara a futuros compradores y recortar gastos.

La principal medida de este plan consistirá en recortar 154 vuelos del aeropuerto milanés de Malpensa. Unos serán cancelados, en su mayoría internos, pero también internacionales. Otros (aproximadamente 14) serán desplazados a Fiumicino, el principal aeropuerto de Roma.

Por otra parte, el secretario del sindicato moderado italiano Cisl, Claudio Genovesi, reveló nuevas intenciones incluidas en el plan industrial, como un aumento de capital, el recorte de personal y la retirada de 25 aeronaves.

El diario italiano La Repubblica añadía que la aerolínea italiana reforzará también sus low cost, Volare y Air Europe.

No será hasta el próximo 7 de septiembre cuando se den a conocer las cifras y datos exactos del proyecto. De momento, habrá que esperar a que los sindicatos den luz verde al proyecto, que cuenta con la negativa de los políticos y funcionarios de Milán. Por otra parte, Maurizio Prato, presidente de Alitalia, comunicó que solicitará una inyección de efectivo en la próxima reunión del consejo de administración y negó que se fuera a vender la unidad Alitalia Express.

Todos estas maniobras están empezando a dar sus frutos en el proceso de privatización de Alitalia.

Ayer la chárter italiana Eurofly fue suspendida de cotización en la Bolsa de Milán. El periódico económico Il Sole 24 Ore difundió la posibilidad de que Eurofly adquiriese algunas rutas de la compañía de bandera, lo que incrementó el precio de sus acciones un 9,2% hasta 3.08 euros. Paralelamente, Claudio Genovesi confirmó que la aerolínea británica British Airways ha puesto su 'atención' en Alitalia.

En los últimos meses, la empresa de Maruizio Prato, con un valor de mercado de 1.200 millones de euros, ha estado luchando por su supervivencia en medio de un constante aumento de las pérdidas, una dura competencia de las aerolíneas de bajo coste y una ineficiencia generalizada.