Ibex

El mercado finaliza el peor verano desde 2002 con la vista puesta en el BCE

Los inversores que descansaron de la Bolsa durante julio y agosto, a su regreso se han encontrado con el Ibex un 2,7% más barato, su peor registro veraniego desde 2002. Y se han enterado de que una crisis hipotecaria desatada en EE UU ha atemorizado a todos los parqués y ha llevado a los bancos centrales a inyectar dinero para dotar de liquidez y tranquilidad a los mercados.

La incertidumbre que anidó en julio y agosto se mantiene en los inicios de septiembre. No hay certeza sobre el efecto de la crisis sobre la economía real y el número de agentes económicos afectados por el subprime. También falta por saber si las turbulencias crediticias se reflejarán en la cuenta de resultados de las empresas, sobre todo de las financieras. Aunque el sector de la construcción, que está muy apalancado, también puede sufrir los efectos de la crisis crediticia.

Ante tanta duda, al menos el próximo jueves se sabrá si Trichet va a mantener su política y subirá los tipos de interés o si, por el contrario, alegrará a los inversores de renta variable y los dejará tal y como están.

Pocas veces ha habido tantos debates acerca de la postura del BCE. Buena parte del mercado da por descontado que mantendrá los tipos en el 4% actual, señal inequívoca de que los bandazos del mundo financiero no dejan indiferentes al regulador europeo. Sin embargo, no es descartable que mientras no se vea un efecto tangible y significativo en la economía real, Trichet opte por subir hasta el 4,25% los tipos.

'Si hiciera esto sería devastador y demostraría que a Trichet le da igual todo menos la inflación', opina Marcos Pérez, experto en gestión alternativa de Renta 4. Aun así, Pérez matiza que ese efecto devastador sería a corto plazo y que la Bolsa se habituaría a la nueva situación.

Nicolás López, director de análisis de MG Valores, no ve descabellado que Trichet suba tipos. 'Todo se ha tranquilizado y normalizado, los indicadores muestran que la economía es fuerte y, en principio, sería razonable que los subiera', dice.

Si bien es cierto que en la última semana el Ibex subió un 1,01%, el Banco Urquijo destaca en un informe que la volatilidad sigue siendo la pauta dominante. Y esto hace que cualquier noticia pueda cambiar la tendencia. Así, si Trichet decide subir los tipos, es probable que el mercado responda a la baja.

También hay dudas sobre si la Fed bajará los tipo el próximo 18 de septiembre. 'Es probable que los baje, pues el ciclo económico está muy avanzado y ya se ve una desaceleración', explica Nicolás López. Por el momento, Bernanke no abandona su discurso ambiguo. Por un lado dice que no es tarea de la Fed rescatar a los inversores y por el otro mantiene que actuarán para 'limitar los efectos perversos derivados de la crisis'.