Revista de prensa

¿Se parace a un rescate?

Una pregunta en la reciente agitación de los mercados financieros ha sido si la Reserva Federal de EE UU (Fed) respaldaría a bancos, a prestamistas y a inversores que son cómplices de los excesos en la crisis del crédito (…). El rescate está en curso.

Como la reducción del crédito apretó y la Fed comenzó a inyectar miles de millones de dólares en el sistema bancario, la medida fue vista como un procedimiento estándar (…).

El tope en los préstamos es un principio de la actividad bancaria prudente. Bajo circunstancias normales, un banco se limita a prestar una cantidad igual al 10% del capital del banco. La Fed divulgó el viernes pasado un boletín según el cual se le permitía a los bancos prestar hasta 25.000 millones de dólares cada uno, cerca de 30% de su capital. El compromiso del tope atestigua la creencia de la Fed de que es necesario un rescate para evitar mayor daño al sistema financiero y a la economía general. Pero si la Fed tiene éxito en el manejo de la crisis, sus acciones hacer resurgir las preguntas sobre la sustentabilidad a largo plazo del estado de la economía americana (…).

Los rescates son tolerables sólo si la ayuda que proporcionan es de amplio interés público (...). La Fed está jugando de su papel en el rescate, pero la Administración Bush y el Congreso de EE UU tienen todavía que intensificar el suyo.