EDITORIAL

El efecto del dinero caro

La subida de los tipos de interés en los dos últimos años, que acumula un alza de dos puntos que podrían incrementarse la próxima semana si el Banco Central Europeo mantiene su previsión inicial de elevarlos hasta el 4,25%, ha encarecido la factura financiera de las familias en unos 14.500 millones de euros. Esta cantidad, un 1,5% del PIB, necesariamente la restarán los hogares de su gasto en consumo o de su ahorro. No es una cantidad en absoluto inasumible, teniendo en cuenta que el endeudamiento está muy diluido, pero tendrá sus efectos macroeconómicos contractivos. Las subidas del precio del dinero desde 2005, tras casi tres años en el mínimo histórico del 2%, han servido para enfriar la demanda de crédito en España, que estaba alarmantemente descontrolada, pero han endurecido las condiciones financieras de las familias que habían aprovechado el coste mínimo de la financiación para invertir en vivienda y consumo.