Créditos

La dotación para impagos de la banca duplica a la morosidad

Las mayores entidades financieras españolas cuentan con un colchón de 24.523 millones de euros para afrontar créditos morosos, un 14,5% más que hace un año. Los fondos que exceden el volumen de dudosos han crecido un 11,1%, hasta 13.875 millones. Santander, BBVA, La Caixa, Caja Madrid, Popular, Sabadell, Bankinter y Pastor han prestado 1,3 billones de euros.

La crisis de las hipotecas subprime, o préstamos para la adquisición de vivienda concedidos a personas con una capacidad de repago dudosa, ha puesto al sector financiero de EE UU patas arriba. Bancos, cajas y cooperativas españolas han informado en las últimas semanas sobre su reducida exposición a las turbulencias llegadas desde América. ¿Pero cuál es su protección frente los morosos de casa?

Las ocho principales entidades de crédito nacionales han aprovechado a fondo el boom inmobiliario de los últimos años. Al cierre del primer semestre tenían concedidos préstamos, tanto hipotecarios como de consumo, por valor de 1,3 billones de euros. Mientras, su colchón frente a impagos ascendía a 24.523 millones de euros. De este dinero, 13.875 millones pueden considerarse excedentes; es decir, fondos adicionales al volumen de los créditos que han entrado en mora. En las mismas fechas del año anterior la cartera crediticia ascendía a 1,1 billones y las dotaciones frente a morosidad a 21.410 millones, de los que 12.537 millones se podían llamar adicionales.

Bancos y cajas realizan dos tipos de reservas por exigencia del Banco de España. Por un lado, deben disponer de unas provisiones específicas destinadas a atender aquellos préstamos cuyo cobro se ha vuelto dudoso. Y por otra parte, cuentan con unas provisiones denominadas genéricas. Desde 1999, el supervisor demanda a las entidades que operan en España que dispongan de una cantidad de fondos en función del volumen de crédito que conceden, independientemente de si los préstamos presentan problemas o no. La banca española ha criticado en numerosas ocasiones la pesada carga que las provisiones genéricas representan para ella y argumenta que suponen una desventaja frente a los grupos foráneos, que no deben contar con estos fondos.

Bankinter es la entidad con más recursos frente a impagos. Las protección era tan elevada que el banco ha comenzado a reducir su índice de cobertura, que ha pasado de representar el 629% a mediados de 2006, al 503% al cierre del pasado junio. Santander se mantiene también como el grupo que anota una ratio más pobre: 169% este verano y 186% el anterior. Otro elemento que caracteriza a las entidades de crédito nacionales frente a las de otros países son los reducidos índices de morosidad. Ninguno de los ocho bancos y cajas analizados cuenta con una tasa de dudosos superior al 1%. El mejor registro lo apunta, otra vez, Bankinter donde, a pesar de que la morosidad se ha deteriorado algo, los impagos siguen siendo los más bajos de las mayores entidades del país apenas representan un 0,30% de su cartera crediticia.

En el extremo opuesto se encuentra BBVA. De cada 10.000 préstamos concedidos por el grupo que preside Francisco González, 86 se vuelven dudosos. El Banco de España ha decidido escuchar las peticiones de las entidades en materia de provisiones. El pasado 22 de junio, José Viñals, subgobernador del organismo, anunciaba una modificación de las exigencias, durante una conferencia en Santander.

¢El Banco de España ha iniciado ya estudios preliminares para propiciar una reformanormativa con el objeto de que las entidades que cuenten con sistemas integrados de gestión del riesgo de crédito y una experiencia de datos históricos suficientemente amplia puedan (...) realizar el cálculo de sus provisiones para insolvencias de acuerdo con modelos internos¢, afirmó. Y luego advertía que ¢esta reforma no persigue en absoluto reducir el grado de exigencia del actual sistema de provisiones sino, más bien, adaptarlo a las circunstancias concretas de cada entidad¢.

En España no existe un mercado de hipotecas de alto riesgo como el de EE UU

El Banco de España considera que en el país no existe un mercado de créditos de alto riesgo. ¢Si identificáramos como subprime aquellas operaciones realizadas con individuos que en algún momento han incumplido con sus obligaciones crediticias, el conjunto de financiación hipotecaria con dichos individuos se sitúa en torno al 1,27% del total prestado, frente a niveles para el mercado subprime de EE UU en el entorno del 14%¢, afirmaba Miguel Ángel Fernández Ordóñez, máximo responsable del supervisor, en un discurso reciente. Durante años el organismo público ha recomendado a la banca ser restrictiva en la concesión de créditos, pero esto no ha impedido la aparición de hipotecas a 50 años que financian el valor total de la casa. Con todo, los préstamos susceptibles de generar problemas son todavía los menos. ¢Si existiera un segmento de negocio de este tipo, su tamaño sería muy reducido¢, sostiene Ordóñez.

Las filiales de Europa y América de BBVA y Santander anotan peores ratios

El negocio crediticio de los dos grandes bancos españoles registra peores ratios en el extranjero que en casa. La tasa de cobertura de BBVA en México y EE UU no deja de menguar desde que comenzó el año y, si en diciembre suponía el 288% de los créditos dudosos, a junio, representaban un 263%. Mientras, el índice de mora pasaba del 2,21% de diciembre al 2,36% antes del verano. En Sudamérica los impagos tomaron una senda descendente y representaban el 2,51% al finalizar el primer semestre. La protección mejoró y supuso el 131% de los préstamos. El grupo Santander, por su parte, anotó una tasa de morosidad en Portugal del 1,27% (11 puntos básicos más) y la cobertura se situó en el 120%. Su filial británica Abbey disminuyó en un año los impagos ocho puntos, hasta un 0,55%, pero su ratio frente a dudosos bajó hasta el 78%. En Iberoamérica la morosidad se situó en el 1,61% y la cobertura en el 151%.