Tráfico marítimo

Un verano atípico para la seguridad de los mercantes

Salvamento Marítimo resalta la excepcionalidad de los hundimientos

Después del hundimiento a primeros de julio del Don Pedro en Ibiza y de la colisión el 12 de agosto entre el New Flame y el Torm Gertrud en aguas gibraltareñas, alguien podría pensar que el tráfico marítimo de mercancías en España atraviesa por un momento delicado en el que su seguridad pudiera estar en entredicho. Lejos de ser así, y según los datos registrados por Salvamento Marítimo, las emergencias en las que se ven involucrados buques mercantes suponen únicamente el 13% de las intervenciones totales. Además, estos datos señalan que, tras un aumento del 38,4% experimentado en 2006, los incidentes de este tipo disminuyeron notablemente para tratarse de un comercio como el marítimo que crece a un ritmo del 4,1% anual.

La media diaria que, durante el primer semestre de 2007, registró Salvamento Marítimo situaba en 0,8 las emergencias atendidas en las que se veía involucrado un mercante. Lo que hay que explicar es que, además de los accidentes marítimos propiamente dichos (colisiones, naufragios, etc.), Salvamento Marítimo entiende por 'emergencia' todo tipo de intervenciones de auxilio a tripulantes en ruta.

Una minoría

Tal y como explica Manuel Carlier, director general de la Asociación de Navieros Españoles (Anave), episodios como el protagonizado por el New Flame y el Torm Gertrud 'corresponden a un porcentaje muy pequeño dentro del total de emergencias contabilizadas, ya que la gran parte de esas intervenciones son incidentes sin ninguna importancia. En el caso de colisiones de buques, estamos hablando de que se deben registrar en España una media docena de accidentes al año, y la mayoría sin consecuencias graves como, por ejemplo, un buque que colisiona al salir del puerto'. 'Es más, episodios con consecuencias como las que está teniendo ese choque yo sólo recuerdo tres o cuatro en la última década', añade Carlier.

Durante el primer semestre de este año, Salvamento Marítimo se vio obligado a atender 146 emergencias en las que se veían involucrados grandes barcos, un 28,8% menos que en el mismo periodo de 2006, cuando experimentaron un incremento del 38,4% sobre 2005. Una fluctuación que, según señalan desde las autoridades portuarias, salvo en años de climatologías especialmente duras, siempre son meramente casuales y no cuentan explicaciones al respecto.

El tonelaje movido por el comercio exterior marítimo español creció en 2006 un 4,6%, sumando 298 millones de toneladas, de las cuales 238,9 -un 80,2%- corresponden a importaciones y el resto a exportaciones. Añadiendo el cabotaje nacional, el tráfico total se sitúa en 342 toneladas de mercancías. El comercio marítimo español creció, según datos de Anave, un 4,2% en el primer semestre de 2007 y un 4,1% en 2006. Además, 'en el último lustro', destaca la asociación, 'el comercio marítimo español aumentó un 22,5% y en el último decenio, un 51,1%'.

El crecimiento español se sitúa ligeramente por debajo del transporte marítimo mundial, que alcanzó en 2006 un aumento del 4,8%, hasta los 6.983 millones de toneladas de mercancías transportadas por mar.

11.188 buques

Según las autoridades portuarias, un total de 11.188 buques mercantes llegaron en junio a alguno de los 28 puertos españoles, un 8,44% más que el año anterior. De ese total, casi dos de cada diez buques pasaron por la bahía de Algeciras, el puerto español de mayor tráfico, aunque puertos como el de Melilla aumentaron su actividad en un 74,7%.

En cuanto a la flota de pabellón español, Anave la cifró a principios de este año en 183 buques mercantes, mayoritariamente buques de pasaje, con un peso total de 2.391.143 GT y una edad media de 14,2 años, frente a los 19,1 de la media de la flota mercante mundial. Además, la española ocupa, según los resultados de las inspecciones del MOU de París sobre Control por el Estado del Puerto, el lugar número 21 en la Lista Blanca que clasifica a las flotas más seguras del mundo.

Principalmente, buques de recreo

Más de la mitad de las emergencias registradas en los 1,5 millones de kilómetros cuadrados que cubre el servicio español de rescate pertenecen a embarcaciones de recreo. En el primer semestre, éstas ascendieron a 630, el 55% de un total de 1.149 incidentes, mientras que en junio llegaron a suponer el 66% del total. Las siguen en número los buques pesqueros, con el 20% de las emergencias atendidas. Las embarcaciones ilegales (pateras y cayucos), por su parte, que se mantenían estables en torno al 8% del total hasta hace cinco años, se incrementaron al 12% en 2004-2005 y se dispararon al 23% el pasado año. De las 38.287 personas que fueron atendidas en 2006, 30.493 viajaban en éstas.