Lanzamiento

Apple impone sus condiciones a O2, Orange y T-Mobile para distribuir el iPhone

Apple está cerrando los tres primeros contratos en Europa con 02, Orange y T-Mobile para que distribuyan el iPhone en Reino Unido, Francia y Alemania, respectivamente, según fuentes citadas por el Financial Times.

Apple, que ha impuesto sus condiciones, cobrará más del 10% de los ingresos que obtengan las operadoras por el uso del móvil, ya sea por llamadas o por mensajes cortos o internet.

La filial de Telefónica en el Reino Unido, O2, será la que distribuya en exclusiva el nuevo móvil de Apple en ese país, según el periódico, mientras que en Francia será Orange (France Telecom) y en Alemania, T-Mobile (Deutsche Telekom).

"Las negociaciones no son entre iguales. Apple se impuso claramente", aseguró un experto de la industria al periódico. Las compañías de telefonía se habían resistido hasta ahora a los intenciones de los fabricantes de móviles para quedarse con una parte de los beneficios derivados de su uso. El único ejemplo previo, según el rotativo, está en la compañía Research In Motion, propietaria de los populares móviles Blackberry, que instala sus propios servidores ya sea en las empresas o las propias "telecos" que ofrecen su servicio de acceso a correo electrónico y otras aplicaciones.

En Estados Unidos, la telefónica AT&T, la única compañía en el mundo que vende de momento el iPhone, paga a Apple parte de la retribución que obtiene por su uso. El esperado lanzamiento del iPhone en Europa el próximo otoño -probablemente, el 1 de noviembre- se limitará al Reino Unido, Francia y Alemania, mientras que el resto de países europeos y Asia tendrán que esperar al próximo año.

El iPhone, que no cuenta con la tecnología 3G aunque sí incorpora conexión inalámbrica wi-fi, es también un iPod capaz de reproducir canciones y vídeos, y de almacenar entre 4 y 8 gigabites, dependiendo del modelo (con un coste de entre 370 y 440 euros en Estados Unidos), en una pantalla de 3,5 pulgadas.

Tanto O2 como Orange, T-Mobile y Apple se han negado a hacer declaraciones sobre los contratos