Crisis crediticia

Quiebra la segunda empresa privada estadounidense de préstamos hipotecarios

La compañía First Magnus Financial, la segunda mayor empresa privada de financiación hipotecaria de Estados Unidos, ha declarado su bancarrota y se suma así a la lista de entidades y fondos afectados por la crisis crediticia. Son ya más de 90 las entidades afectadas en EE UU por la crisis crediticia. Una más, Accredited Home Lenders ha anunciado que despedirá a 1.000 de sus trabajadores.

La empresa, con sede en Tucson, se registró ayer como empresa en quiebra en el Estado de Arizona con deudas que ascienden a 813 millones de dólares. Según ha informado, tiene entre 25.000 y 50.000 acreedores tanto en Estados Unidos como en el extranjero, pero no los ha identificado públicamente.

First Magnus ya despidió a 6.000 trabajadores la semana pasada y cerró 300 de sus oficinas. En su página web, justifica la quiebra debido al colapso del mercado secundario de hipotecas.

First Magnus se situó en el primer semestre en el puesto 16 del ránking de prestamistas hipotecarios de Estados Unidos. Fundada en 1996, operaba en 50 estados del país.

Más despidos

El grupo de préstamos hipotecarios a clientes de alto riesgo Accredited Home Lenders Holding anunció hoy un proceso de reestructuración interna, que incluye el despido de un millar de trabajadores, para afrontar la crisis del sector. Este anuncio llega un día después de que el grupo estadounidense, con sede en San Diego (California), informara de que había acordado la venta de 1.000 millones de dólares en préstamos de vivienda a un inversor que no identificó.

La reestructuración anunciada hoy a través de un comunicado de prensa implica el cierre a partir del próximo 5 de septiembre de toda su área de negocio de préstamos minoristas, formada por 60 sucursales y 5 centrales en las que trabajan 480 personas por todo EE UU. "Esta difícil decisión se toma a la luz de las continuadas y ampliamente publicitadas turbulencias que sufren los mercados hipotecario y financiero, pero con el corazón afligido", aseguró el presidente y consejero delegado del grupo, James Konrath.

El proceso, que no afectará a su unidad de conservación de clientes, ubicada en San Diego, también incluye el cierre, a partir de esa misma fecha, de cinco de las diez divisiones de préstamos al por mayor, así como alguna reestructuración en la plantilla de las otras cinco. Así, el área mayorista verá recortado su personal en cerca de 490 puestos de trabajo, para quedarse en 340 empleos, según detalla el comunicado, en el que la compañía descarta aceptar nuevas peticiones de créditos en EE UU y se compromete a responder de los compromisos actuales.

También dijeron que será ¢sustancialmente reducida¢ la plantilla de Inzura Settlement Services, que ofrece servicios de asesoría y seguros de títulos de propiedad, entre otros, y la de la central, en San Diego, que pasará de 620 a 400 trabajadores. Con este recorte, el número de trabajadores quedará en cerca de 1.600, frente a los 2.600 con que cerró el primer semestre del año.