Alimentación

Dunkin Brands compra a Panrico su 50% en la filial española de la cadena Dunkin Donuts

Dunkin Brands, grupo dedicado a la restauración, ha acordado con Panrico la compra del 100% de Dunkin Española, empresa que gestiona la marca Dunkin Donuts y que, hasta ahora, estaba participada al 50% por la compañía española de alimentación.

La operación, que se instrumentalizará a través de una filial de Dunkin Brands, conlleva un cambio en el nombre de la marca. A partir de ahora, Dunkin Donuts pasará a denominarse Dunkin Coffee. La compañía estadounidense prevé una evolución en el concepto de negocio gracias a la incorporación de nuevos productos en el menú. En sus planes está también la adopción por parte de Dunkin Española del modelo empresarial instaurado para la gestión de la marca a nivel mundial.

A corto plazo, Dunkin Brands pretende seguir creciendo en España con la apertura de nuevos establecimientos. A día de hoy, cuenta con 27 tiendas Dunkin Donuts repartidas entre Madrid, Cataluña y Palma de Mallorca.

El grupo busca inversores interesados en abrir varios establecimientos en una misma región. Estos se abastecerían con las fábricas que Dunkin Brands implantará en diferentes zonas de la península. El objetivo final es garantizar un adecuado sistema logístico que mantenga la calidad de los productos en la cadena de distribución.

Dunkin Brands, una de las principales empresas del sector, cuenta con 13.460 establecimientos presentes en 60 países. Su negocio, desempeñado por una plantilla de mil personas, proviene de las cadenas Togo's, Baskins Robbins y Dunkin Donuts y sus cuentas alcanzan una facturación media de 4.800 millones de euros.

Por su parte, Panrico destaca en los segmentos de bollería y pan de molde en España y Portugal. Posee once fábricas entre los dos países. En 2005, fue adquirida por el fondo de capital riesgo Apax Partners. Desde entonces, Panrico ha optado por la desinversión, enmarcada en una política de saneamiento y de relanzamiento de la enseña en España y Portugal.

Entre sus últimas operaciones cabe resaltar la venta de su fábrica china y el cierre de sedes en Madrid y Barcelona. El pacto con Dunkin Brands se encuadra en esta estrategia de potenciación de la marca.