Alivio

Las Bolsas respiran gracias al apoyo de los bancos centrales

Las últimas actuaciones de los bancos centrales se recibieron con cierto alivio en las Bolsas ayer. El Ibex avanzó un 0,22% tras el repunte del viernes, aunque aún no ha recuperado lo perdido la semana pasada. En Europa la sesión también se saldó con avances, mientras que Wall Street salvó la jornada en la última hora.

El Ibex ha rebotado el 2% en dos días después del descalabro del jueves negro, cuando sufrió un retroceso del 3,72%, el peor desde 2004. El avance de ayer dejó el índice en los 14.269,1 puntos pero aún lejos de los 15.000 que llegó a rebasar a principios de mes. Las inyecciones de liquidez del Banco de Japón y de la Reserva Federal se recibieron con cierto alivio pero nuevas noticias negativas sobre la crisis hipotecaria fomentaron la cautela, especialmente en EE UU.

El Banco de Japón volvió a mover ficha ayer con una inyección de 6.500 millones de euros (1 billón de euros). La Fed, por su parte, siguió con su política de ayudas y después de bajar por sorpresa el viernes el tipo de descuento al 5,75% del 6,25% -es decir, el que cobra a los bancos para prestarles dinero- inyectó ayer otros 3.500 millones de dólares (2.600 millones de euros). El BCE no intervino directamente pero sí anunció que planea asignar más de 227.000 millones de euros a un tipo mínimo del 4% en su subasta principal de refinanciación esta semana. Los analistas, en cualquier caso, recomiendan mucha cautela ya que prevén que el sentimiento cambie a la mínima. Lo cierto es que el dinero entró con cuentagotas ayer. Y noticias como el crédito de 17.300 millones de euros concedido por un grupo de cajas de ahorro alemanas al banco regional público Sachsen para rescatarlo de las dificultades por su exposición a la crisis hipotecaria, fomentaron la cautela.

Así, en Wall Street las pérdidas se impusieron desde el inicio de la sesión, pero a última hora los índices se dieron la vuelta. El Dow Jones ganó un 0,32% y el Nasdaq, el 0,14%. A la recuperación contribuyeron los buenos resultados de la compañía de reformas inmobiliarias Lowe's Cos, que sembraron la esperanza de que la crisis inmobiliaria no mine los resultados empresariales.

Un yen fuerte ya es restrictivo

Ahora las miradas están puestas en la reunión que mantendrá el Banco de Japón el próximo miércoles y jueves, y en concreto su decisión sobre los tipos de interés. 'Las expectativas sobre una subida se han enfriado a raíz de los últimos acontecimientos y tras los últimos datos de PIB -repuntó el 0,5% en términos interanuales frente al 0,9% esperado-', comenta María Antonia Muñoz, analista de renta fija de Inversis. Incluso el gobierno japonés sugirió ayer al Banco de Japón que no suba los tipos y considere la volatilidad del mercado en su decisión. Así, el mercado da casi por seguro que mantendrá los tipos de interés en el 0,5% y no los subirá al 0,75% como se anticipaba hace tan sólo un mes. 'No quieren que se dispare el yen y si suben los tipos presionarían demasiado la divisa. La caída de la Bolsa ya ha fortalecido la moneda y eso también es una medida restrictiva', explica José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney. Lo cierto es que muchos inversores que pidieron yenes prestados para invertir en activos de otros países con tipos más altos -el carry trade- se han visto obligados estos días a deshacer posiciones presionando la divisa al alza. El Nikkei de Tokio subió ayer un 3%.