Mercados

Las compras ralentizan el reparto de dividendos

Los accionistas de inmobiliarias y constructoras se apuntaron el tanto de la subida bursátil, pero no así del alza de beneficios del sector, que crecieron en 2006 en mayor medida que los dividendos. Y la tendencia se generaliza al conjunto de la Bolsa española.

Las compras ralentizan el reparto de dividendos
Las compras ralentizan el reparto de dividendos

La sobrada capacidad demostrada por las empresas españolas para hacer crecer sus beneficios no se ha trasladado en la misma magnitud al reparto de dividendos a sus accionistas. La elevada retribución al accionista, con ser generosa, aumenta en menor proporción que los resultados empresariales, una tendencia detectada en el último año y que se aprecia con especial intensidad en el sector inmobiliario y de la construcción. El boom del ladrillo ha enriquecido a los propietarios de acciones de estas compañías gracias a las revalorizaciones bursátiles, no ya tanto a través del reparto de dividendos.

Así, y según recoge un informe elaborado por Bolsas y Mercados Españoles (BME), el pay out -porcentaje de los beneficios que se destina al pago de dividendo- del sector de materiales básicos, industria y construcción fue en 2006 de apenas el 25%, frente al 38,54% del ejercicio anterior y en contraste con el 50,32% del sector de bienes y consumo.

Lejos de rebajar el pago de dividendos, el sector de industria y construcción elevó la retribución a sus accionistas el pasado año en un 40%, un aumento que sin embargo fue inferior al alza de los resultados. Otro tanto sucede con las compañías inmobiliarias, que repartieron en conjunto con cargo a los resultados de 2006 más de 500 millones de euros en dividendos, el 73% más que en el ejercicio anterior. En cambio, el pay out retrocedió al 20,42%, por debajo del 35,87% de 2005.

Constructoras en inmobiliarias son así el mejor exponente de una tendencia generalizada en el conjunto de empresas cotizadas: más beneficios pero menos reparto de dividendos en términos relativos. De hecho, las empresas del Ibex ganaron el pasado año el 31% más, mientras que los dividendos repartidos con cargo a estos resultados crecieron en menor proporción, un 23,66%. Según los cálculos de Bolsas y Mercados Españoles (BME), el pay out del índice selectivo retrocedió 2,4 puntos en 2006, hasta quedar en el 42,5%. En el conjunto de cotizadas, la caída fue del 42,48% de 2005 al 40,26% del año siguiente. Esta estrategia de mayor contención en el reparto de dividendo tiene en cambio como contrapartida la creación de unos balances más saneados.

El efecto de las compras

Los beneficios que no se dedican a retribuir al accionista sirven para fortalecer los recursos propios de las empresas, debilitados en algunos casos si se han realizado fuertes inversiones o una agresiva política de adquisiciones, como es el caso del sector del ladrillo. Las entidades bancarias son un buen ejemplo del difícil equilibrio entre el cuidado al accionista y el fortalecimiento de los recursos propios, sin olvidar las compras. Y, a diferencia de otros sectores, su pay out se mantiene en niveles similares de un año a otro.

El abundante reparto de dividendos de Telefónica, que elevó su pay out en el último año tras entregar 2.900 millones de euros a sus accionistas, coloca al sector de telecomunicaciones como uno de los más generosos. El que sale peor parado, al margen el mundo del ladrillo, es el de petróleo y energías, en que el dividendo ha descendido en términos relativos y también absolutos. La explicación está en Endesa, que premió menos a sus accionistas en los resultados de 2006, después del dividendo extraordinario con cargo al ejercicio de 2005 en plena defensa antiopa frente a Gas Natural.

El eterno reclamo de la rentabilidad por dividendo

La eléctrica Endesa que es una de las compañías cotizadas en las que más se aprecia el descenso del pay out en el último año, que en cualquier caso queda en cerca del 60% después del esfuerzo de reparto de dividendos extraordinarios realizado en 2005. Endesa figura además entre las sociedades con mayor rentabilidad por dividendo, que mide el pago recibido por el accionista en función del precio de los títulos y que en el caso de la eléctrica supera el 6%. Los grupos Telecinco y Antena 3 comparten con la empresa presidida por Manuel Pizarro este liderazgo, que da una idea a los inversores de las ganancias que podrán obtener de acuerdo al pago de dividendo previsto y al potencial de revalorización de las acciones.