Legislación

Entra en vigor el nuevo marco legal para las compras de empresas

Con su entrada en vigor en un clima de crisis crediticia, la nueva ley pretende proporcionar más oportunidades a los oferentes para mejorar sus propuestas y a los accionistas para obtener beneficios. Altadis podría ser la primera en ponerla en práctica.

Ofertas como la aprobada por los accionistas de Imperial Tobacco por la tabacalera Altadis, la operación pendiente de aprobación por la CNMV de Suez y La Caixa sobre Agbar o la propuesta preliminar de la firma de capital riesgo TPG y British Airways sobre Iberia podrían protagonizar el debut de la normativa de ofertas públicas de adquisición puesta en vigor ayer. Una normativa que aparece cuando la crisis crediticia amenaza el sector. Iberia, sin ir más lejos, subió ayer el 13%, pues la mejora del mercado hace más verosímil la llegada de una oferta.

La nueva ley de opas pretende favorecer al minoritario y flexibilizar el mercado de compraventa de empresas cotizadas. Otorga a los compradores más oportunidades para mejorar sus propuestas y, al tiempo, rebajar el umbral a partir del que hay que lanzar opa. Se establece un modelo de opa a posteriori, que obliga a lanzar una oferta por el 100% del capital de una compañía una vez que se alcance el 30% de los derechos de voto. Asimismo, los socios que controlen más de la mitad de los puestos del consejo de administración también se verán obligados a llevar a cabo esta medida.

Estas opas obligatorias no podrán ser parciales, sino que tendrán que efectuarse sobre la totalidad del capital. Sin embargo, las ofertas parciales voluntarias si podrán realizarse.

La nueva ley, que es el resultado de un año y medio de tramitación de la reforma del régimen de opas y de la transparencia de los emisores, crea el concepto de precio equitativo, que pretende evitar que el accionista que se vea obligado a presentar una oferta lo haga a un precio por debajo de la cotización de los títulos en el mercado.

Y como uno de los objetivos es dar más opciones a los oferentes, la ley de opas les permite comprar títulos de la empresa opada en cualquier momento del proceso de ofertas, así como buscar socios hasta cinco días antes del final del plazo de aceptación. Además, en la puja de sobres se brindará al primer oferente la oportunidad de mejorar su proposición.

Como consecuencia, si un comprador consigue poseer el 90% del capital de una compañía, se verá obligado a adquirir el 10% restante, que tendrán que venderle obligatoriamente los accionistas.