Sector financiero

Semana de incertidumbre tras el rescate masivo de los bancos centrales

Esta semana se verá si la ofensiva sin precedentes de los bancos centrales contra la crisis crediticia surte efecto en los mercados. El BCE, la Reserva Federal y los bancos centrales de Japón, Canadá y Australia inyectaron más de 211.000 millones de euros en el sistema financiero para restablecer la normalidad y evitar una crisis de liquidez en toda regla.

La respuesta de los bancos a estas repentinas rebajas, aunque puede aliviar tensiones, dejó un regusto amargo en el mercado al incrementar de manera alarmante la incertidumbre sobre la salud real del sistema financiero. Los bancos aprovecharon para hacer acopio de fondos ya sea por que anticipan tener problemas, bien ante el miedo a un colapso del sistema o porque simplemente no saben a que atenerse en un momento de incertidumbre como el actual.

El rescate de los bancos centrales es consecuencia de noticias como la congelación de tres fondos de BNP Paribas la semana pasada por su vinculación a las hipotecas de alto riesgo en EE UU. Las víctimas de la crisis hipotecaria en EE UU van en aumento, una circunstancia que acentuó el nerviosismo la semana pasada y provocó que algunos bancos dejaran de prestarse dinero entre sí, lo que disparó el tipo de interés interbancario y provocó la inyección millonaria de fondos de los bancos centrales.

Hasta que se aclaren las dudas sobre la cantidad de bancos con problemas, la exposición exacta del sector a los activos hipotecarios de alto riesgo y la salud de muchos hedge funds, uno de los segmentos que más preocupa por su falta de transparencia, los expertos prevén jornadas con altas dosis de volatilidad como las vividas la semana pasada. El Ibex, entonces, pasó de ganar el 4% en dos días a perder el 3,6% entre el jueves y el viernes.

Así, la Bolsa española arranca la semana en los 14.453,3 puntos en un contexto cargado de incertidumbre. Las ligera subida del Standard & Poor's el viernes dan cierto atisbo de esperanza aunque ningún experto duda que cualquier noticia negativa será muy mal tomada por los mercados.

Muchos temen, además, que los problemas de los hedge funds se agraven y su vinculación a numerosos bancos de inversión es otra de las preocupaciones.