Beneficios

El tipo de cambio se convierte en sostén de las remesadoras

Las agencias de envíos de dinero reciben un balón de oxígeno. Tras años de estancamiento, el resultado de estas empresas se disparó durante 2006, de acuerdo con el boletín económico del Banco de España. Los 2.335 establecimientos de compraventa de divisas y gestión de transferencias anotaron un beneficio neto conjunto de 14,39 millones de euros. Esta cifra supone un incremento del 69% frente a las ganancias obtenidas en 2005.

Estas empresas captan dinero por dos vías: las comisiones que cargan por prestar sus servicios y el tipo de cambio que aplican en las operaciones donde se produce una variación de moneda, como el cambio de billetes o el envío de giros a países fuera de la zona euro.

En los últimos años, los ingresos en concepto de comisiones han disminuido de forma gradual pero inexorable desde 65,8 millones de euros en 2003, a 52,7 millones el pasado ejercicio. El testigo lo toman las diferencias de cambio, que durante el mismo periodo pasan de representar 21 millones a 48,8 millones.

En el periodo 2003-2006 las remesadoras y casas de cambio experimentan un repunte del 22,3% de sus gastos de explotación como resultado del endurecimiento de la actividad supervisora.

La compraventa de billetes foráneos mantuvo su tendencia a la baja iniciada con la aparición del euro. El año pasado, esta partida ascendió a 1,3 millones de euros. En sentido opuesto, el incremento de la población inmigrante residente en España ha disparado los envíos de dinero al exterior. En 2006, se remitieron 4.891 millones de euros a otros países a través de remesadoras, un 22% más.

Libras por Euros

Los británicos son los usuarios más habituales de las casas de cambio. Según el supervisor, 'la libra esterlina acumuló el 79% de las compras a clientes'. La implantación del euro en 13 países de la UE ha evitado a millones de turistas solicitar pesetas al llegar a España.