_
_
_
_
Mercados

El Ibex vive otra jornada negra pese a la intervención de los bancos centrales

La cotización de la banca se hunde ante la incertidumbre sobre el alcance real de la crisis crediticia. El Ibex baja por segundo día consecutivo, un 2,59%, y Wall Street cierra con pocos cambios

En días como el pasado viernes, las voces de analistas, reguladores y políticos que defienden que la exposición de Europa a la crisis hipotecaria de EE UU es limitada suenan a una plática en el desierto. El mercado de Londres perdió un 3,71% en su peor sesión desde el inicio de la guerra de Irak, los bancos centrales han regado con más de 200.000 millones de euros el sistema bancario y fondos de inversión conservadores sufren pérdidas que harían palidecer a Terra. Los inversores han optado por salir en masa de unos mercados donde reina la incertidumbre. El desconocimiento del alcance real de la crisis es, quizá, la peor noticia de todas.

La sesión del viernes en Europa fue aún más negra que la del jueves. Los bancos, principales afectados por la crisis en el mercado de deuda, empujaron a la baja todos los índices, si bien tras el cierre de Europa, Estados Unidos se sobrepuso a su arranque bajista. Finalmente, hubo pocos cambios y el Standard & Poor's -con la inestimable ayuda de los 200.000 millones citados- subió un ligero 0,04% y el Dow Jones cayó sólo un 0,23%. Quizá la única buena noticia del día.

Los principales bancos españoles, el Santander y el BBVA, sumaron su segundo día consecutivo de pérdidas al bajar un 3,24% y un 3,79%, respectivamente. Entre ambos se repartieron buena parte de la responsabilidad de la caída de un 2,59% del Ibex. En las dos últimas sesiones ha perdido un 3,6%. Si el jueves los bancos alemanes fueron los más castigados por el miedo a la crisis crediticia, el viernes fue el turno de los ingleses. El Man Group, la mayor gestora de hedge funds cotizada de Europa, perdió un 9,06%, tras conocerse que retrasa indefinidamente la salida a Bolsa, prevista para septiembre, de uno de sus fondos. Schroders cayó un 6,38%.

El miedo a que el sector financiero se resquebraje llevó al Footsie 100, principal índice británico, a caer un 3,71%. En el Cac francés la situación fue parecida. En las dos últimas sesiones ha perdido un 5,22%, su mayor caída desde 2002. Desde el primero de enero, ambos índices están ya en pérdidas. El índice europeo que mejor sorteó la crisis fue el Dax, que cayó un 1,48%.

'Tiene mala pinta lo que está sucediendo. Todo indica que las cosas empeorarán', dijo a Bloomberg el director de estrategia de Henderson Global. Aun así, la mayoría de analistas continúan quitando hierro al asunto y se muestran optimistas. 'No creemos que el endurecimiento de las condiciones de crédito hagan descarrilar a la economía', defendió en un informe Keith Wade, economista en jefe de Schroders. Para Wade, 'esta caída es una oportunidad sólo para los inversores a largo plazo, ya que los compradores apalancado se han visto forzados a vender'.

Las llamadas a la calma de instituciones como el FMI -'las consecuencias de la reasignación del riesgo crediticio serán gestionables y supondrán una evolución saludable'- o el regulador alemán, según el cual el porcentaje invertido por los bancos europeos en deuda estadounidense de alto riesgo es pequeño, chocan con los temores del mercado y con los economistas más agoreros. Los expertos españoles, no obstante, se decantan por el optimismo y mantienen la confianza a largo plazo. âscar Moreno, de Renta 4, defiende que la situación macro sigue siendo buena aunque echa en falta una explicación más detallada del BCE tras su repentina decisión de inyectar dinero.

En el mercado de renta fija, la inyección de capital de los bancos centrales llevó el bono a 10 años español al 4,774% desde el 4,770% y el estadounidense al 4,798% desde el 4,770%. Los bonos de alto rendimiento mantienen un diferencia de 350 puntos básico respecto a la deuda pública.

Un fondo de Deutsche cae el 30% en 10 días

Uno más. Otro fondo teóricamente conservador, esta vez llamado DWS ABS Fund, comercializado en España, se ha desplomado por la pérdida de valor de activos hipotecarios en los que invertía. Deutsche Bank, matriz de la gestora DWS, no ha cerrado el fondo, que sigue abierto a suscripciones y reembolsos pese a haber perdido el 30% de su valor en 10 días, desde el cierre de julio al 9 de agosto. El patrimonio ha pasado de 3.000 a 2.100 millones de euros cuando su índice de referencia está vinculado al euribor y su rentabilidad anual era un modesto 2,2%. El ABS sólo invertía, según informó el viernes la gestora, en papel de alta calidad, pero el hundimiento de los mercados de titulización se ha llevado por delante el fondo. Algo similar a lo ocurrido con los tres productos de BNP Paribas congelados por la gestora. Son sólo un puñado de la larga lista de productos afectados por la crisis del mercado crediticio. Queda por ver cómo llega este efecto a los fondos de hedge funds que se venden en España.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Una vacuna de 211.000 millones contra la crisis

Una vacuna de 211.000 millones contra la crisis

Cristina de la Sota / Nuño Rodrigo

Archivado En

_
_