CincoSentidos

Becarios aunque productivos

Las empresas utilizan las prácticas para detectar talentos al tiempo que ahorran en costes de personal

Becarios aunque productivos
Becarios aunque productivos

Nadie quiere hacerme un contrato'. Marian Llamas acumula más de dos años compaginando veranos con prácticas en distintas empresas. El tópico manda que el vacío estival de las oficinas se solvente con la llegada de becarios: trabajar es el truco más viejo para aprender un oficio, y un refuerzo que las compañías agradecen para capear las vacaciones del personal. 'Muchas empresas recurren a becarios durante el verano', apunta Daniel Mesa, de CC OO, 'pero la tendencia imperante es incorporarlos para periodos cada vez más largos, de seis meses a un año'. Los tópicos se rompen. El año pasado, se firmaron en España 185.445 contratos en régimen de prácticas con jóvenes de entre 16 y 29 años, según un estudio de la consultora Red2Red para el Ministerio de Trabajo. Sólo el 19% de estos acuerdos se limitaron al verano.

Marian, ahora becaria en Microsoft, tiene 23 años y un currículo en el que constan dos idiomas junto a otras tantas titulaciones universitarias, en gestión de empresas y en turismo. 'Y sólo encuentro trabajo como becaria', protesta. Su convenio, de doce meses a jornada completa, fija una remuneración de 900 euros mensuales. 'No me quejo', asegura por experiencia. Marian acumula prácticas en otras empresas con viento menos favorable. Cita, entre otras, su beca en una conocida cadena de grandes almacenes. 'Cuando empecé, mi tutora se fue de vacaciones. Yo hice todo su trabajo: organicé un congreso, sola. Pasaba allí todo el día por 240 euros al mes'. En Microsoft, se siente una trabajadora más, 'para lo bueno y lo malo. La beca es un paso obligatorio antes de que ofrezcan un contrato'.

'Algunas empresas acogen gente en prácticas para cubrir a profesionales que cobrarían un sueldo mayor', advierte Mesa. El papel de los becarios crece a la sombra de la inestabilidad laboral: desde 1993, el número de prácticas en empresas ha aumentado un 300%. 'El becario ya no pone cafés. Las compañías ven un filón en reclutar a becarios profesionales, que ya tienen licenciatura universitaria; y lo hacen al margen de convenio alguno'. Además, no todas ajustan las condiciones de trabajo. 'Al becario no se le ofrece ni tutor y su labor es totalmente productiva'. El apoyo creciente de las empresas en las becas puede responder a cierta voluntad por reducir costes de contratación, generando una forma de empleo encubierto. Y precario. 'Realizan tareas mal retribuidas, como mano de obra barata', sentencia.

Esther Pérez, gerente de recursos humanos de Microsoft Ibérica, destaca las prácticas como 'fuente tremenda de detección de talento para las empresas'. Unos 40 becarios pasan por Microsoft cada año, canjeando ganas de trabajar por una oportunidad en el mundo laboral. Pero ofrecen, además, otras virtudes: 'Hacen un trabajo excelente y, para las empresas, el beneficio es el ahorro del coste'. Las compañías apuestan por estas ventajas, y los becarios se centran en su formación obviando la exigua remuneración.

María Echávarri es becaria de AC Nielsen, empresa dedicada a realizar estudios de mercado. Recién licenciada en gestión de empresas y relaciones internacionales, trabaja tres horas diarias por 360 euros mensuales en una oficina donde los becarios tienen un papel destacado: son una decena en un despacho de cuarenta personas. 'Llevo un mes y hago básicamente de todo; los becarios trabajamos como el resto, ni más ni menos'.

Las becas en empresas están repletas de imprecisión: 'No existe normativa específica que las regule', subraya el estudio elaborado para el Ministerio. Esta carencia propicia la opacidad de las condiciones en que los becarios profesionales, ya titulados, desempeñan su trabajo. 'La actividad ejercida por becarios no tiene carácter laboral sino formativo', justifica el Gobierno ante la desnudez normativa. Directivos y jóvenes coinciden en que el becario se ha convertido en fuente de trabajo cualificado y de poco coste para las empresas.

Desde Telefónica se niegan a facilitar datos sobre contratos en prácticas porque, aseguran, 'no contamos con becarios o lo hacemos de forma muy marginal'. 'En mi departamento casi todos éramos becarios', contradice Adrián Callejo, becario de Telefónica desde octubre de 2004 hasta enero de 2005. 'Cobraba unos 500 euros mensuales por 30 horas a la semana... Parece que con becarios se ahorraban hacer contratos que habrían costado más dinero'. El departamento, relata Adrián, estaba formado por quince personas. Cuatro tenían contrato; el resto, becarios. 'Y el tutor que aparecía en mi contrato, ni lo llegué a conocer', remata. Empleados contactados por este periódico apuntan que el departamento mantiene vigente la misma estructura.

Las prácticas se consolidan como oportunidad para quienes buscan abrirse camino y las empresas que los acogen. El intercambio, aun así, no siempre es limpio. 'El fantasma de la precariedad laboral está cada vez más presente', critica Mesa.

Prácticas voluntarias por obligación

El periodo de beca en una empresa está relevando a la carrera universitaria como puerta de entrada al mundo laboral. Antes de contratar a un profesional, las compañías exigen cada vez más prácticas voluntarias . 'Se valora mucho', explica Teresa Careta, responsable de la Unidad de Programas Universitarios de Esade. 'Hace años, con una carrera las empresas te contrataban sin problemas. Ahora exigen experiencia laboral previa y es realmente difícil que te contraten si no has sido becario'. Otras empresas rizan el rizo, afirman desde CC OO, tras detectar que solicitan experiencia incluso para ofrecer plazas como becario.

Experiencias sin contrato

María Echávarri. AC Nielsen / 360 euros mensuales. 'Llevo un mes en la empresa y hago básicamente de todo. Los becarios trabajamos como el resto, no más; pero tampoco menos'

Adrián Callejo. Telefónica/ 500 euros mensuales.'Trabajaba en un departamento donde casi todos éramos becarios. Da la sensación de que así se ahorraban contratos más costosos'

Marian Llamas. Microsoft / 900 euros mesuales.'Los becarios somos un trabajador más, para lo bueno y para lo malo. Ahora es una etapa obligatoria antes de poder tener contrato'