Automóvil

Santana vende su 30% en la sociedad conjunta con Gamesa

Santana Motor desanda el camino andado hace menos de dos años. El grupo Daniel Alonso ha comprado a la jienense el 30% del negocio eólico que compartía con Gamesa, compañía que mantiene el 70% restante, según informa la agencia Europa Press, que cita a portavoces del comité de empresa de la factoría ubicada en Linares.

La operación es consecuencia del acuerdo suscrito entre Gamesa y Daniel Alonso a finales del mes de junio para unir sus negocios de fabricación de torres eólicas con el objetivo de la creación de un líder mundial en el sector.

Esta adquisición pone fin a la aventura conjunta pactada entre Gamesa y Santana Motor en octubre de 2005. Entonces, decidieron constituir una sociedad conjunta que producirá componentes para equipos de energías renovables y que contemplaba la construcción de una planta de 6.500 metros cuadrados. Este acuerdo, junto con el suscrito en febrero de 2005 con el fabricante de trenes CAF, formaba parte de la nueva estrategia de la compañía andaluza de diversificar su negocio para hacerlo menos dependiente de la fabricación de todoterrenos, cuyas ventas han caído en los últimos ejercicios, lo que ha puesto en problemas a la compañía.

El acuerdo anunciado ayer entre el grupo Daniel Alonso y Gamesa tendrá una capacidad para la fabricación de torres equivalentes a aproximadamente 2.000 megavatios (MW) anuales y sus centros productivos procesarán productos siderúrgicos en torno a 170.000 toneladas anuales.

El proyecto incluye también la firma de un contrato de largo plazo con el fabricante de aerogeneradores vasco que garantiza el suministro de torres eólicas a la vez que asegura carga de trabajo para los centros productivos. Además, la sociedad tiene la posibilidad de instalar nuevas plantas acompañando a Gamesa en su expansión internacional.

En principio, esta unión empresarial no afectará a las condiciones laborales de los 23 trabajadores procedentes de Santana, a los que se tienen que incorporar otros siete más, junto con una veintena de empleados de fuera de Santana Motor, según adelantó ayer el Diario Jaén.