Competencia

Reino Unido investiga la posición dominante de BAA en los aeropuertos de Londres

La Comisión de Competencia británica ha informado hoy de que investiga a la gestora de aeropuertos BAA, filial del grupo Ferrovial, por la posible falta de inversiones y mejoras en sus aeródromos de Londres con motivo de su posición dominante. La compañía ha contestado destacando las inversiones en aeropuertos y afirmando que su estructura beneficia al pasajero.

BAA controla el 90% del tráfico aéreo de Londres por medio de los aeropuertos de Heathrow, Gatwick y Stansted, y es objeto de una investigación de la Comisión de Competencia por las quejas de las aerolíneas y de los pasajeros sobre el funcionamiento de esos aeropuertos.

Competencia dijo hoy que está valorando especialmente cuáles son los gastos de la compañía, dónde se destinan y de qué forma se ven afectados por la posición de casi monopolio que BAA tiene en Londres.

La 'culpa' es de los aeropuertos

Después de la publicación de este informe preliminar de la Comisión de Competencia británica sobre su gestión, el consejero delegado de BAA, Stephen Nelson, ha destacado que las inversiones programadas en los aeropuertos de Reino Unido y ha subrayado que la estructura de la compañía beneficia a los pasajeros, aunque admite que la experiencia de muchos usuarios en los aeropuertos no sea satisfactoria.

Sin embargo, BAA achaca la posible "insatisfacción" de los pasajeros a la falta de capacidad en las terminales de los aeropuertos, así como en las pistas de despegue y aterrizaje. "Lo que necesitan los aeropuertos de Londres no son soluciones a la estructura de BAA, que retrasarían seriamente la inversión, urgente y necesaria para mejorar el servicio a los pasajeros y ampliar la capacidad aeroportuaria", subrayó Nelson en un comunicado.

En este sentido, insistió en que los aeropuertos londinenses necesitan inversiones para mejorar el servicio al pasajero, para lo que BAA "tiene definidos planes ambiciosos para transformar los aeropuertos". Sin embargo, destacó que la compañía necesita "el apoyo político" a sus planes de crecimiento, además de un marco comercial y regulatorio "que incentive sensiblemente las inversiones."

Asimismo, el consejero delegado de BAA consideró que muchos de los asuntos identificados "radican en causas complejas y profundas, que requieren una cuidadosa consideración". Las conclusiones del informe de Competencia podrían llegar a principios de 2008. Para Ferrovial, vender un aeropuerto de BAA "no es la solución" a los problemas que puedan tener sus clientes, ya que considera que todo el sistema regulatorio de los aeropuertos "está obsoleto". "Con pequeños monopolios locales no se solucionará esta falta crónica de inversiones y capacidad aeroportuaria".