Construcción

Los grupos constructores controlan ya el 71% del capital de las autopistas

Las empresas del ladrillo se refuerzan como dueñas de las autopistas. En dos años han más que duplicado peso como accionistas y controlan ya el 71% del capital, según los últimos datos del Ministerio de Fomento. Sacyr acorta distancias con el número uno, la concesionaria Abertis (participada por ACS), y Ferrovial, con su filial Cintra, mantiene su tercera posición.

Los grupos constructores controlan ya el 71% del capital de las autopistas
Los grupos constructores controlan ya el 71% del capital de las autopistas

Cuando los españoles pagan el peaje de una autopista, el 71% de los ingresos va a parar a una constructora. Así lo refleja el último informe sobre el sector del Ministerio de Fomento que, como es habitual, maneja los datos de dos años antes, de 2005. Pese al desfase cronológico, la radiografía se aproxima bastante a la realidad actual. Desde 2003, las empresas del ladrillo han más que doblado su participación en el capital de las vías de peaje.

Ya en ese año, 2003, se produjo un punto de inflexión porque, por primera vez en más de treinta años (desde que comenzaron las concesiones administrativas de carreteras) las constructoras superaron como primer accionista a las administraciones públicas. Si en 2002 su peso era del 20,4% frente al 27% público, un ejercicio después ascendió al 30,9%. La participación estatal, por su parte, cayó al 7,6% porque se privatizó la Empresa Nacional de Autopistas (ENA), que ganó Sacyr. Precisamente esta adjudicación sirvió entonces a la empresa que preside Luis del Rivero para convertirse en segundo mayor propietario de las autopistas.

Ahora, aunque los datos de Fomento aún no lo reflejan, Sacyr ha reforzado su peso hasta el 23% ya que controla al 100% la antigua ENA, integrada hoy en la filial de autopistas Itinere. Además, el grupo fusionará esta última con Europistas, que arrebató en octubre pasado a la rival Isolux en una guerra de opas con un final en los tribunales que salpicó a Ferrovial. Su idea es hacer una posterior colocación de acciones de Itinere en Bolsa.

FERROVIAL 26,70 2,06%
ABERTIS 18,36 0,00%
SACYR 2,38 2,15%

Pese a su avance, Sacyr no logra desbancar a Abertis, concesionaria de infraestructuras que se mantiene como número uno tras elevar su peso considerablemente al 45% (ver gráfico). Aunque Fomento distingue entre constructoras y concesionarias, lo cierto es que estas últimas están controladas por las primeras. Abertis tampoco queda fuera de esta cuota ya que ACS, primera constructora del país, es su principal accionista, seguido de La Caixa.

Mientras, Ferrovial, a través de su filial Cintra, ha aumentado levemente su participación en las autopistas al 7,5%, pero cada vez está más volcada en el exterior, sobre todo en Canadá y Estados Unidos.

Tras FCC (que ha creado una concesionaria con Caja Madrid, Globalvía), ACS (también con amplia cartera en el extranjero) y OHL, la constructora mediana Ploder viene pisando los talones. Es uno de los grupos privados que más crece tras multiplicar por diez su peso, aunque sólo hasta un 1%. Las andaluzas Azvi y Sando emergen como nuevos accionistas con participación creciente. En Cataluña, destaca el peso de la empresa pública Gisa.

Las carreteras valen un 20% más

Las autopistas españolas han aumentado su valor tras ampliarse la red. Según los últimos datos del Ministerio de Fomento, las 29 concesionarias existentes valen 13.228,6 millones, de acuerdo con la estimación de 2005, un 20% más que dos años antes. Es el total de los recursos movilizados, es decir, la suma entre el capital desembolsado y los recursos ajenos.

Desde 2005, no ha habido grandes adjudicaciones por parte del ministerio. Tras un periodo de parón en el que las comunidades autónomas tomaron el relevo y sacaron a concurso varias vías, Fomento reanudó los concursos de autopistas con la adjudicación de Málaga-Las Pedrizas, correspondiente al plan de autopistas anterior aprobado por el PP. En esta legislatura sólo tiene previsto licitar una más, la autopista Radial 1, paralela a la autovía Madrid-Burgos. La prioridad ahora son los concursos para reformar las autovías más antiguas a lo que destinará 6.344 millones.