Bajo coste

El mercado se adelanta a los analistas y huye de Vueling

Vueling se ha acostumbrado al color rojo. La aerolínea pierde el 67% desde que marcó máximo en febrero. El mercado escapa de Vueling por los malos resultados y, aunque los analistas empiezan a cambiar sus recomendaciones, la acción tendría que duplicar su valor para llegar al precio objetivo medio.

Hubo un tiempo en que los expertos llamaban a Vueling la 'pequeña Easyjet', aplaudían su negocio a medio camino entre las low cost y las aerolíneas tradicionales y destacaban su sólido plan de crecimiento tras las aperturas de las bases de Barcelona, Madrid y París. Todo eso ha cambiado en pocos días después de que los malos resultados del primer semestre dispararan el viernes las órdenes de compra y la compañía cayera un 30,37%.

Vueling cotiza a 15,38 euros, y aunque muchos bancos mantienen precios objetivos muy por encima del actual, el mercado se ha adelantado al salir en masa de la aerolínea. Hoy por hoy el precio objetivo medio actual está en 33 euros, un 114% sobre la cotización, pero hace tres meses rozaba los 50 euros, un 212% por encima del cierre.

Los malos resultados del primer trimestre, que se han incrementado en el segundo, han sembrado las dudas en una aerolínea incapaz de trasladar el aumento de ventas a la casilla de beneficios. Vueling quintuplicó en el primer semestre de 2007 sus pérdidas, que alcanzaron los 33,7 millones de euros. Y el temible profit warning, (reducción de las previsiones de beneficios), terminó por ahuyentar a los inversores.

Goldman Sachs puede presumir de ser la primera entidad que rebajó considerablemente el precio objetivo de Vueling al fijarlo en 20 euros en junio. En un informe presentado ayer, JPMorgan redujo su recomendación de sobreponderar a neutral y eliminó a Vueling de su lista de recomendaciones. En un informe anterior JPMorgan fijó un precio objetivo de 45 euros. Ahora, prefiere no aventurar ninguna cifra ya que sería 'demasiado subjetiva', dada la alta volatilidad.

Goldman Sachs e Ibersecurities mostraron su preocupación por la reducción de la compra de aviones prevista. Este año, Vueling, esperaba terminar el año con 25 aviones y lo hará con 24. Y en el 2008, según las nuevas previsiones habrá entre 27 y 31 aviones en lugar de los 37 previstos. En palabras de Ibersecurities, 'esto es sin duda un mal síntoma y reduce las previsiones de crecimiento'.

El ejemplo de Easyjet como referencia positiva

A pesar de que Vueling es una compañía de low cost sui generis, las comparaciones con Easyjet cuando las cosas iban bien eran recurrentes. Ahora que Vueling acumula pérdidas algunos inversores se aferran al hecho de que Easyjet también sufrió caídas similares y terminó despegando. Llegó a cotizar sobre los 118,38 peniques, un 60,9% menos del precio al que salió a Bolsa en noviembre de 2000. En el último año, la segunda low cost europea -la primera es Ryanair- se revalorizó un 19,9%. Otro clavo donde se pueden agarrar los inversores afectados por la caída a plomo de Vueling es en la confianza de los directivos en que los fundamentales de la compañía siguen siendo buenos. JPMorgan, que en su día fue el colocador de la OPV de Vueling, también lo cree. Considera que el precio actual de la aerolínea es muy bajo y aún cree que Vueling prosperará y se convertirá en una aerolínea rentable.