Finanzas

Ordóñez pide a las cajas más aportación al Fondo de Garantía

Las cajas deben aportar más a su fondo de garantía de depósitos (FGD). El Banco de España les ha comunicado que deben subir un 25% su tasa, al pasar del 0,4 por mil de los depósitos al 0,5 por mil. La medida se produce para igualar su aportación con la de los bancos, tras el fuerte aumento de los depósitos.

Ordóñez pide a las cajas más aportación al Fondo de Garantía
Ordóñez pide a las cajas más aportación al Fondo de Garantía

El crecimiento de los depósitos es, en principio, una buena noticia para el sector financiero español. No sólo porque incrementa su actividad, sino también porque así las entidades pueden equilibrar su balance y prepararse para el cambio de ciclo con una transformación total de su negocio.

Prácticamente todas las entidades financieras han decidido dar un giro a su negocio para frenar su dependencia de las hipotecas. La subida de los tipos de interés y el freno en la concesión de créditos hipotecarios son las principales causas de este cambio de tendencia. Y para compensar esta caída, las entidades financieras han comenzado a lanzar agresivas ofertas dirigidas al ahorro.

Los depósitos, así, están ganando posiciones. Pero este giro tiene un punto claroscuro para las entidades. Cuanto más crece este capítulo más dinero deben aportar al fondo de garantía de depósitos, organismo creado para proteger los ahorros de los clientes de bancos, cajas y cooperativas.

Pero tiene un tope. Los depósitos en dinero y valores están garantizados en el FGD hasta un importe máximo por cliente de 20.000 euros. Superada esta cantidad, el cliente no tiene la certeza de que recibirá todo su dinero en caso de que la entidad donde tenga depositados sus ahorros entre en crisis.

Desde hace un lustro las cajas aportan a su FGD el 0,4 por mil de los depósitos en balance que captan, mientras que los bancos aportan el 0,6 por mil. Y sólo cuando el patrimonio de este organismo presidido por el subgobernador del Banco de España, José Viñals, alcance el 1% de la base de cálculo de las aportaciones, es decir, de los depósitos existentes, se suspenderán las aportaciones.

En estos momentos, y según la memoria de 2006 del FGD de las cajas, el fondo patrimonial de esta sociedad representa una cobertura del 0,74% de los depósitos computables, frente al 0,8% de un año antes. En el caso del FGD de los bancos, el patrimonio cubierto es del 0,78%, frente al 0,82% de 2005.

El Banco de España ha considerado, sin embargo, que las cajas deben aumentar más el dinero destinado a garantizar sus depósitos, dado el fuerte incremento que este negocio está experimentando en el último año. De mayo a mayo los depósitos en balance de las cajas han crecido un 21,5%, y el de los bancos el 22,3%.

El supervisor considera, además, que la aportación de las cajas debe igualarse en porcentaje al que destinan los bancos. Por ello, y tras varias semanas de tiras y aflojas, la institución que encabeza Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha decidido incrementar un 25% los fondos que destinan las cajas al FGD, al pasar del 0,4 al 0,5 por mil de los depósitos. Cuando se iniciaron las negociaciones, el Banco de España pretendía que las cajas duplicasen su aportación. Querían que abonasen el 0,8 por mil, aunque finalmente se ha quedado en el 0,5 por mil, a falta sólo de que el Ministerio de Economía ratifique esta medida.

Patrimonios de 3.000 millones de euros

El fondo de garantía de depósitos de las cajas de ahorros nunca ha tenido que atender a clientes de uno de sus socios. Ninguna de estas instituciones ha sufrido una crisis. Y les gusta presumir de ello. Las cajas no han costado dinero a la sociedad española, aseguran sus responsables en cuanto tienen ocasión. Los bancos sí. Desde su creación en 1982, el FGD sí que ha tenido, sin embargo, que ayudar en alguna ocasión a reforzar la solvencia de ciertas asociadas. Pero eso ha sucedido en escasas ocasiones.

El FGD de las cajas contaba el pasado año con un fondo patrimonial de 3.120 millones de euros, frente a los 2.906 millones de un año antes. En el caso de los bancos el patrimonio asciende a 2.111,4 millones, según la memoria de su fondo de garantía correspondiente a 2006. La sociedad de las cooperativas de crédito suma un fondo patrimonial de 444,9 millones, 56,2 millones más que en el ejercicio precedente.

Los beneficiarios de estos fondos son los depositantes, ya sean personas físicas o jurídicas. La garantía se aplica por depositante, aunque tenga varios depósitos o un mismo depósito tenga más de un titular.

Los FGD satisfarán el importe garantizado de los depósitos, cuando se produzca alguno de los siguientes hechos: declaración del estado de quiebra de la entidad, solicitud judicial de suspensión de pagos de la entidad o impago de los depósitos vencidos y exigibles, con declaración por el Banco de España de que la situación financiera de la entidad imposibilita restituirlos en un futuro inmediato.

Garantía del cliente y de la solvencia

El fin es el mismo. Su presidente, José Viñals, subgobernador del Banco de España también. Comparten las mismas reglas, pero son sociedades diferentes. Existen tres fondos de garantía de depósitos, uno para cada sector. Bancos, cajas y cooperativas. Los tres actúan en régimen de derecho privado, y tienen por objeto garantizar los depósitos en dinero y en valores constituidos en las entidades de crédito. Además de ofrecer estas dos garantías, también pueden, en determinados casos, reforzar la solvencia y el funcionamiento de las entidades de crédito.

Durante el pasado año, los bancos aportaron 140,4 millones de euros, un 8,5% más que un año antes. Los fondos que destinaron las cajas a su FGD ascendieron a 145,5 millones, cifra que se verá incrementada como mínimo un 25% este año. En 2005 abonaron 129,6 millones. Las cooperativas de crédito son las que más destinan porcentualmente. El 0,8 por mil de los depósitos computables. El pasado año aportaron 42,8 millones de euros, cifra superior en un 12,5% a lo que destinaron en 2005. El ahorro cubierto por su FGD es del 0,72%. Un año antes era del 0,73%.