Bolsas

El Ibex emula los bandazos de Wall Street y sube un 0,57%

La Bolsa española mantiene su travesía errática y volátil. Desde el pasado 17 de julio, a una sesión a la baja siempre le ha seguido otra al alza. Tras la caída del miércoles, ayer tocaba subir, y así fue. Alentado por el cierre en positivo de Wall Street de la noche anterior, el Ibex se revalorizó un 0,57% y cerró en los 14.678,60 puntos.

Es posible que mañana la Bolsa vuelva a subir, pero en las últimas tres semanas, el Ibex ha seguido el camino de alternar un día de pérdidas con otro de ganancias. Aunque parece más racional pensar que el Ibex sigue la estela de los mercados estadounidenses.

De hecho, desde el pasado lunes, el Ibex ha amanecido en positivo o negativo dependiendo del cierre de la noche anterior en Wall Street. Ayer, desde primera hora de la mañana, el índice alcanzó las cotas de los 14.600 puntos y alentado por el sector bancario cerró en los 14.648,60 puntos.

El crecimiento del BBVA (0,56%) y del Santander (0,51%) contribuyó en 21 puntos a la subida del Ibex. Aunque la revalorización de un 1,39% de Telefónica fue más determinante. Entre los bancos medianos, Bankinter, Popular y Sabadell sumaron revalorizaciones que no alcanzaron el 1%. Banesto, por su parte, fue la nota discordante y cayó un 0,20%. Los recortes de la sesión fueron para el sector de la construcción. Sacyr Vallehermoso y Colonial se dejaron un 2,14% y un 1,89%, respectivamente.

En Europa, las mayores plazas cerraron en positivo. Aunque eso no significa que los riesgos de la crisis crediticia hayan desaparecido. En Alemania, el banco IKB se desplomó después de que la asociación de bancos alemanes acordará ayudarlo con 3.500 millones de euros para paliar las potenciales pérdidas derivadas de la crisis de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos. El banco cayó un 40% y su precio regresó a niveles de 2003. Aun así, el Dax alemán subió un 0,81%. En Londres, el Footsie aumentó un 0,80% y París cerró con una revalorización del 0,49%.

Los resultados no lo son todo

La valoración bursátil de una compañía depende, sobre todo, de si es capaz de obtener buenos resultados. Pero por lo visto la última semana en Wall Street ello no es suficiente. Para Goldman Sachs, los resultados empresariales en Estados Unidos en el segundo trimestre han sido más robustos que en Europa, que también han sido buenos. El 47% de las compañías que han presentado resultados del Standard & Poor's han obtenido unos resultados significativamente superiores a los esperados.

En Europa, de las compañías del Euro Stoxx 600, un 60% ha presentado unos resultados notablemente por encima de las expectativas. Goldman Sachs destaca el buen comportamiento de las petroleras y de las tecnológicas. Aun así, el mercado ha hecho oídos sordos a los datos positivos empresariales por el miedo a las consecuencias de la crisis crediticia. Ayer, Wall Street empezó la jornada subiendo gracias a los resultados positivos de Nokia y Walt Disney, así como la compra de Checkfree por Fiserv. Sin embargo, a medida que avanzó la sesión se situó en pérdidas. Aunque, finalmente, remontó y el Standard & Poor's subió un 0,44%. El Dow Jones se quedó con una revalorización del 0,76% y el Nasdaq cerró a 2.575,98 puntos.