Empleo

Vuelve en julio la práctica ilícita de dar de baja a los trabajadores

El registro de la Seguridad Social perdió los últimos tres días laborables del mes de julio 233.156 cotizantes. Aunque el primer día de agosto se recuperaron unos 110.000 afiliados, los 123.156 restantes son en su mayoría trabajadores a los que algunos empresarios dan de baja fraudulentamente en vacaciones para ahorrarse salarios y cotizaciones de ese mes. Fruto de esta práctica, la Seguridad Social perdió 56.087 cotizantes en el saldo neto del mes y el paro subió en 4.469 personas.

Julio, que suele ser junto con octubre un buen mes para el empleo por las contrataciones de la temporada turística, este año no ha sido tan boyante. La Seguridad Social había perdido a 31 de julio 56.087 cotizantes, hasta situar la cifra total de afiliados en 19.302.685. Es más, las cifras desestacionalizadas que aporta el Ministerio de Economía y Hacienda, aún arrojan un peor dato de afiliación, ya que reflejan una pérdida de 131.500 cotizantes en julio.

El dato del paro registrado el mes pasado no fue mejor: el desempleo aumentó en 4.469 personas, con lo que el número total de parados quedó fijado en 1.970.338, lo que supone 15.354 desempleados más que hace un año.

No obstante, este empeoramiento del mercado de trabajo en un mes tradicionalmente bueno está en gran parte provocado por una práctica empresarial que se registra todos los años a finales de julio y que consiste en que algunos empresarios, sobre todo del sector de la construcción y de la industria, dan de baja a sus trabajadores en la Seguridad Social durante el periodo de vacaciones y así se ahorran las cotizaciones y el salario de dicho mes.

Muestra de esta práctica es el fuerte goteo de caídas de afiliación que se registraron los tres últimos días laborables del mes de julio, en el que los empresarios dieron de baja a 233.156 cotizantes. Según informó ayer el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, los técnicos de este organismo detectaron que el 1 de agosto ya se habían recuperado unos 90.000 cotizantes y otros 19.328 habían vuelto a darse de alta para el mismo puesto y la misma empresa.

Así, restan poco más de 123.000 cotizantes que no volvieron a ser dados de alta. Otra prueba de esta práctica fraudulenta de los empresarios es que son la construcción, la industria y la educación los sectores que concentraron la destrucción de empleo con, 36.990, 17.239 y 52.556 afiliados menos, respectivamente. Además, se registró un aumento del paro de 11.900 personas en la construcción y de 558 en la industria.

Dicho todo esto, el secretario general de Empleo, Antonio González, recordó a los empresarios que recurren a esta práctica que desde julio de 2006 está en vigor una nueva norma que hace indefinidos de forma automática a todos los trabajadores que tengan más de un contrato temporal durante 24 meses en un periodo de treinta meses. Con ello, si cometen esta práctica habitualmente 'se pueden encontrar de la noche a la mañana con que toda su plantilla es fija', explicó González.

Al margen del comportamiento de julio, en el último año se confirma cierta sustitución de empleo de la construcción, donde se crearon 27.541 puestos de trabajo, por empleo industrial, que creció casi el triple (74.057 empleos).

El número de extranjeros que cobra el paro crece un 50%

El número de extranjeros que se inscriben en la Seguridad Social sigue desacelerándose, ya que en julio creció un 7,8% en tasa interanual, frente al 13,1% que crecía hace un año. Es más, los inmigrantes provenientes de fuera de la Unión Europea registraron el pasado mes una caída de afiliación del 11% en los últimos doce meses; mientras que los procedentes de la UE aumentaron un 90% hasta los 657.065 cotizantes.

Esta caída del número de inmigrantes de fuera de la UE ha impulsado, en general, el número de extranjeros en paro que reciben prestación por desempleo, que en julio ascendían a 97.161, un 50% más que hace un año y un 113% más en el caso concreto de los extranjeros extracomunitarios.

En cuanto al reparto del empleo, a finales de julio había 32.460 hombres menos y 23.627 mujeres menos trabajando. Si bien, en los últimos doce meses el empleo femenino creció un 4,1% frente al 1,9% que se incrementó el masculino.

Los datos muestran también un cierto estancamiento de la contratación estable, con 180.841 contratos fijos -un 7,6% más-, que representan el 10,3% de todos los contratos. Al tiempo, la contratación temporal que por efecto de la reforma laboral llevaba algunos meses disminuyendo, vuelve a crecer un 4,7% hasta 1.574.077. contratos.