Huelga en el AVE

El AVE Madrid-Toledo, suspendido por "una huelga encubierta" de maquinistas

El transporte en la línea de 'alta velocidad' que une Madrid y Toledo está suspendido desde primera hora de la mañana. La razón, según han indicado fuentes de Renfe a CincoDías.com, es la ausencia de algunos maquinistas, que "no se han presentado a trabajar".

La compañía asegura que se trata de una "huelga encubierta" que no cuenta con respaldo sindical y que, oficialmente, no han recibido ninguna comunicación al respecto. La anomalía en la circulación afecta a algunos de los trenes de alta velocidad que prestan servicio entre Madrid-Toledo y Madrid-Puertollano.

El problema se inició en la estación de Madrid Puerta de Atocha, con la primera circulación Madrid-Toledo, un Avant con salida prevista a las 6:50, al no acudir a su puesto de trabajo su conductor, aduciendo problemas de salud. A lo largo de la mañana otros seis maquinistas presentaron bajas por enfermedad, lo que obligó a suprimir servicios en uno y otro sentido. Los dos primeros trenes procedentes de Toledo sí cumplieron el horario establecido, por lo que los autocares entre la capital manchega y la estación de Atocha se dispusieron a partir de las 8:00 horas.

De momento, hay entre diez y doce trenes afectados por el paro según la compañía, y unas 900 personas que están sufriendo anomalías en sus trayectos, aunque la cifra podría elevarse hasta las 2.000 si no se restablece el servicio antes de final del día. Renfe ha dispuesto un servicio discrecional de autobuses entre Madrid y Toledo, lo que está causando algún problema a los viajeros, ya que el trayecto por carretera implica entre 45 y 60 minutos, mientras por tren sólo se tardan 25.

Renfe está proporcionando alternativas de transporte para los viajeros de los trenes afectados. En concreto, la relación Madrid-Toledo se está realizando por carretera mientras que los viajeros de los servicios de Avant Madrid-Puertollano realizan su viaje en trenes Ave que realizan todas las paradas del recorrido de Avant, según informa la propia compañía.

Desde Renfe insisten en que no se conocía la convocatoria de ninguna huelga y por tanto no se han podido establecer los pertinentes servicios mínimos ni se ha podido ofrecer información con anterioridad a los usuarios. También indicaron que el total de los trenes que pueden verse afectados por la situación es de "20 en el peor de los casos".