Normativa

El Gobierno aprobará hoy el reglamento de opas

El Consejo de Estado devolvió ayer el texto del proyecto de real decreto de opas al Ministerio de Economía. Ello permitirá que hoy se apruebe este reglamento, junto con la reforma de la ley del mercado de valores derivada de la directiva MiFiD.

El último Consejo de Ministros antes del verano traerá consigo una verdadera revolución de la normativa financiera. En él, el Gobierno aprobará tanto el proyecto de reforma de la Ley del Mercado de Valores -que traspone a la legislación española la directiva MiFiD- como el Real Decreto de opas. Especialmente urgente era la tramitación de esta última norma, toda vez que la ley de opas entra en vigor el 13 de agosto y es de casi imposible aplicación sin el desarrollo reglamentario correspondiente. El Consejo de Estado tenía que devolver a Economía el texto del borrador para la aprobación en el último consejo de ministros antes de la entrada en vigor de la ley. Este Real Decreto se aplicará, así, a la vez que esta norma.

El reglamento detalla una norma que obliga a lanzar opa al accionista que supere el umbral del 30% de los derechos de voto. También acorta los plazos de tramitación de las opas, que ya no dependerán de aprobaciones administrativas como la de los tribunales de competencia. De igual modo, se flexibiliza el propio proceso de opa, permitiendo por ejemplo que se busquen socios a lo largo de la operación para mejorar las condiciones de cara al accionista.

La reforma de la Ley del Mercado de Valores también era urgente, aunque por motivos diferentes. Esta norma necesita de tramitación parlamentaria y debe estar en vigor en noviembre, luego es urgente que el Gobierno la envíe cuanto antes. Supone un cambio de primer orden en las relaciones entre los proveedores de servicios financieros y los clientes. Así, se establecen requisitos para que los intermediarios ofrezcan a los inversores el producto más adecuado a sus características -el llamado perfilado de clientes- y para que la información que se le proporcione sea inteligible. Además, se regula la figura del asesor financiero -podrán ser tanto personas físicas como jurídicas-, lo que puede contribuir a combatir contra los chiringuitos financieros y se abre a la competencia el negocio de comprar y vender valores, que podrá ser prestado por plataformas alternativas o los propios bancos.

Los cambios que transponen la directiva MiFiD deben pasar por las Cortes