Valores

Las energías alternativas siguen brillando en Bolsa

Gamesa, Abengoa y Fersa lideran las subidas en julio

Están de moda. Todo lo que tenga que ver con las energías alternativas tiene, de entrada, el visto bueno el mercado. El ejemplo más reciente es Solaria, una empresa dedicada a la instalación de módulos solares que el pasado 19 de junio vivió su salida a Bolsa con un éxito deslumbrante. Se anotó ayer un abultado 5,7% tras anunciar la compra de maquinaria para fabricar módulos fotovoltaicos, con lo que sube nada menos que un 46,3% desde el precio de referencia de la OPS.

Pero su comportamiento bursátil no ha sido una excepción en el sector. Las otras empresas dedicadas a las denominadas energías alternativas viven un mes de julio extraordinario, con revalorizaciones que las sitúan en los primeros puestos de la Bolsa en el mes.

Los expertos explican que uno de los factores que explican este auge es la proliferación de fondos de inversión dedicados a invertir en este tipo de compañías. 'Hay que tener en cuenta además el gran número de operaciones en el sector que se están llevando a cabo en los últimos tiempos', señala Íñigo Recio, de Caja Madrid. El fabricante alemán de turbinas Repower ha sido el objetivo de una lucha de opas entre Suzlon y Areva; la portuguesa EDP ha adquirido Horizon Wind, la tercera eólica de Estados Unidos; y Alstom ha comprado la española Ecotècnia. En cualquier caso, el gran acontecimiento del año llegará a finales de octubre o comienzos de noviembre con el debut de la filial de energías renovables de Iberdrola, Iberenova, 'que pondrá a prueba el interés del mercado por el sector', señala Jordi Padilla desde Atlas Capital. Con un valor bursátil que se situará entre los 18.000 y los 20.000 millones de euros, previsiblemente pasará a formar parte del Ibex 35 en un corto espacio de tiempo. 'Se comprobará si la avidez de los inversores por el sector incluye compañías de un tamaño respetable, de las que carecemos, de momento, en el parqué español', agrega.

La menos pequeña es Gamesa, que lidera las subidas del Ibex 35 en julio con un 10,96% y se anota un 43,7% desde enero, lo que la sitúa como el segundo valor que más se revaloriza del selectivo en 2007, sólo por detrás de Gas Natural.

La compañía, que publicará sus resultados el próximo 31 de julio, ha recibido el aplauso de varias casas de análisis, que le otorgan un potencial de revalorización superior al 10%, al situar su precio objetivo en los 33 euros por acción o por encima, como Morgan Stanley, Deutsche Bank o Lehman Brothers. Esta última entidad indica en un reciente informe que Gamesa es una de sus tres empresas preferidas en el sector, junto a Suzlon -que suma un 7,5% en el año- y Vestas, que se anota un 57,7% en 2007.

Sin embargo, en un informe dado a conocer ayer, Citigroup afirma que 'es hora de que su cotización se tome un descanso en el corto plazo ante la ausencia de catalizadores', y fija su precio teórico en 28,5 euros por título, ligeramente por debajo de su cierre de ayer.

Otra empresa que está de plena actualidad es Fersa, una pequeña compañía dedicada al negocio eólico que dio el salto desde el mercado de corros barcelonés a la negociación en abierto en mayo y que el pasado 9 de julio concluyó con un éxito rotundo una ampliación de capital con la que ha logrado captar 151 millones de euros. Los inversores siguen dando muestras de que confían en la compañía puesto que en julio es de momento el mejor valor de toda la Bolsa española -empatado con Zeltia- con un alza del 26,5%. Ibersecurities, la única casa de análisis que cubre Fersa, le otorga un precio objetivo de 13,6 euros por acción y una recomendación de comprar.

Abengoa, uno de los mayores fabricantes de bioetanol del mundo, logra una envidiable quinta posición en el ranking mensual con una revalorización del 16%. En el año, suma una revalorización del 27%. Junto a esta empresa, la química Sniace e incluso Ebro Puleva tratan de hacer negocio con los biocombustibles. La primera se anota un 17,5% en lo que va de año, mientras que la segunda retrocede un 13,9%.

Un escenario futuro con luces y sombras

Son el futuro, pero hay dudas. El porvenir de las empresas dedicadas a las energías alternativas aún no está totalmente claro, puesto que sus resultados dependen en gran medida de las subvenciones estatales, si bien 'el marco legal se va definiendo, lo que ayuda a reducir la incertidumbre', señala Jordi Padilla. 'Parece además que el precio del petróleo se mantendrá en niveles elevados, lo que animará a los gobiernos a seguir promoviendo este tipo de energías', añade el experto. Deutsche Bank explica en un informe que, finalmente, el nuevo marco retributivo de las instalaciones eólicas, cuya rentabilidad queda establecida entre el 5% y el 9%, elimina una buena parte de las incertidumbres que existían en el valor.

También el bioetanol ha visto cómo su futuro se aclaraba gracias a una orden ministerial que exige que en 2010 las gasolinas y los gasóleos incluyan un 5,83% de biocarburantes. La norma establece que la gasolina se mezclará con bioetanol y el gasóleo, con biodiésel.