Pequeños gigantes

Chiruca, botas con historia y mucho recorrido

Chiruca es la marca líder en calzado de montaña, senderismo y caza. Sus botas han recorrido un largo camino no exento de obstáculos. Ahora tiene ante sí un amplio horizonte.

La de Chiruca es la biografía que cubre todos los avatares de una aguerrida empresa, desde la gloria al ostracismo y a la resurrección, gracias al empuje de su actual propietaria, la riojana Calzados Fal.

La historia de esta marca, que se ha ganado a pulso el apelativo de legendaria, se remonta hasta la Primera Guerra Mundial y, más concretamente, al derribo de un avión por la resistencia francesa en los Pirineos catalanes. El aparato vino a caer en Tortellá, un pueblecito de Gerona donde residía un ingeniero textil, aventajado estudiante en Alemania, que aprovechó el fuselaje del avión estrellado para hacer el molde de una suela capaz de ayudar a los franceses que atravesaban la frontera escapando de los desastres de la guerra. Aquellos fugitivos utilizaban unas botas que no existían en España y cuya resistencia, en opinión del avezado ingeniero, dejaba mucho que desear. Así que, como buen emprendedor, creó una empresa para fabricar un calzado cuya utilidad era más que evidente.

Aquella nueva bota de gran resistencia recibió el nombre de Chiruca porque la esposa del ingeniero se llamaba Mercedes y Chiruca es su diminutivo cariñoso en gallego. Este era también el título de un drama de Torrado, que entonces hacía furor en los teatros de Cataluña. Así que el ingeniero pensó que éste era el nombre apropiado para una marca que nacía con el éxito bajo el brazo.

Sin embargo, las cosas se torcieron cuando, durante la II República, el Estado decide expropiar la empresa. Son tiempos agitados, que desembocan en una Guerra Civil de tristísimo recuerdo. Con la dictadura de Franco, Chiruca es devuelta a su antiguo propietario, quien, inmediatamente, se alía con un empresario vasco y se convierte en el primer fabricante nacional de calzado. En la década de los cuarenta, nada menos que el 80% de los españoles (especialmente, militares y campesinos) usaban las Chiruca.

Botas con historia

Curiosamente, las Chiruca, que calzaba Franco en sus cacerías, eran también las preferidas por el incipiente movimiento estudiantil y obrero para correr delante de los grises, la policía con la que el dictador reprimía duramente las manifestaciones. El hecho de que fuera preferida por unos y otros demuestra gráficamente la calidad y comodidad de una bota con la que ha caminado la propia historia del país.

Sin embargo, en la década de los setenta, la entrada del denominado calzado blanco (las deportivas de Adidas, Puma…) hiere de muerte a Chiruca. La marca que lo había copado todo, años atrás, entra en un periodo oscuro. A mediados de los ochenta, la bota más famosa de España había desaparecido del mercado.

Pero, en 1987, se produce el milagro. Calzados Fal, empresa ubicada en Arnedo (La Rioja) se pone en contacto con los propietarios de la patente y adquiere la licencia de uso de la marca. La firma riojana vuelve a llevar a Chiruca a su posición más alta, en la que todavía hoy en día permanece.

Esta espectacular resurrección no es fruto de la casualidad. Calzados Fal, creada en el año 1965, ya había hecho gala de su intuición comercial cuando, en la década de los setenta, reconvirtió drásticamente su negocio, pasando del calzado laboral y deportivo infantil a introducir el calzado deportivo inyectado e incorporar tecnología avanzada para dar respuesta a unos compradores cada vez más exigentes. Manuel Abad, gerente de Calzados Fal, subraya que 'la adquisición de la marca ha sido una inversión altamente rentable, que ha cubierto las mejores expectativas. El mercado asocia a Chiruca a fiabilidad, porque la calidad de producto lleva aparejada también un buen servicio y en los plazos establecidos, que es uno de los caballos de batalla de todas las compañías y si, en este aspecto, cada competidor tiene su librillo, lo nuestro es una verdadera enciclopedia'.

Firma pionera en apostar por la I+D+i

'Chiruca se ha mostrado siempre como una marca pionera en la aplicación de nuevas tecnologías y ha disfrutado de la confianza de partners internacionalmente reconocidos. Llevamos varios años incorporando membranas Gore-Tex o suelas Vibram, productos que han revolucionado el mundo del calzado, y somos la única empresa nacional que aplica el sistema de cierre Boa. Hemos buscado socios líderes en calidad y tecnología y hemos sabido ganarnos su confianza, porque respondemos satisfactoriamente a los compromisos adquiridos', subraya Manuel Abad, gerente de Calzados Fal.

En opinión de Abad, 'la decidida apuesta por la tecnología ha impulsado la colaboración con prestigiosos institutos de investigación y generado productos pioneros e innovadores. En los ochenta se introduce el cosido como nuevo método de fabricación y, a mediados de la década, se añade la inyección de poliuretano y PVC. Y posteriormente, en los noventa se incorpora también el sistema de montado. Merced a estas innovaciones, las colecciones de calzados de la empresa arnedana han ido avanzando, con paso firme, en los mercados nacionales, pero también en el mercado internacional.

Todo un completo laboratorio de ideas

Manuel Abad, gerente de Calzados Fal, asegura que 'Chiruca es un laboratorio de ideas, pero aplicarlas requiere ir paso a paso. Somos una empresa familiar que estudia muy detenidamente cada opción que se nos plantea. Así que, aunque no cerramos la puerta a ningún proyecto, antes de ponerlo en marcha, realizamos un gran esfuerzo en investigación para garantizarnos que la iniciativa se vea coronada por el éxito'.

Abad precisa: 'Hoy disponemos de una línea muy amplia de accesorios, todos ellos con una calidad en consonancia con el calzado que fabricamos. En textil hemos desarrollado una línea de caza que ha conseguido un excelente posicionamiento en el mercado, gracias a que las prendas han sido diseñadas para dar respuesta a las exigencias de los cazados y han sido minuciosamente contrastadas en nuestros laboratorios'.

A principios de este año, la marca Chiruca ha lanzado botas de caza que incorporan el Boa, un sistema de cierre rápido de última generación que se ajusta a la morfología de los pies de cada usuario.