Solvencia

La nueva directiva de seguros presionará los precios a la baja

La Comisión Europea tiene previsto aprobar hoy la nueva directiva sobre solvencia para el sector asegurador. La normativa prevé un cálculo más ajustado de los riesgos, lo que permitirá, según la industria, ofrecer nuevas coberturas y reducir los precios a la baja.

La primera revisión en profundidad en más de 30 años de la legislación comunitaria sobre los criterios de solvencia en el sector asegurador permitirá a la industria, según los expertos, explotar mejor sus ingentes reservas de capital y, en consecuencia, reducir las primas que pagan los asegurados.

La Comisión Europea dará hoy en Estrasburgo el pistoletazo de salida para esta revolución. El departamento de Mercado Interior, que dirige el comisario Charlie McCreevy, ponía ayer las últimas comas a una directiva cuyo proyecto ha tardado varios años en fraguarse.

Las compañías aseguradoras agradecen que el comisario, de filiación liberal y orientación claramente a favor de la industria, haya sometido el texto a una exhaustiva consulta. 'No estamos de acuerdo en todo, pero si se compara la situación con la de hace dos o tres años, ha mejorado dramáticamente', indican en la patronal europea aseguradora.

La propia Comisión reconoce que la nueva ley, que entrará en vigor, como muy pronto, en 2012, no tiene por qué suponer para la industria un aumento considerable en la provisión de fondos. Para algunas, incluso, la reforma liberará importantes recursos.

El motivo es que con la directiva conocida como Solvencia II se introduce un cálculo refinado de los riesgos asumidos por cada compañía. Esa gestión más sofisticada permitirá fijar de manera individual el capital de reserva que deben mantener las distintas aseguradoras. Los estudios de impacto económico realizados por la patronal indican que estos cambios potenciarán la innovación y la aparición de servicios comercializados a escala europea. 'El aumento de la competencia y de la transparencia deberá conducir también a la mejora en el desarrollo de productos y en los precios', pronostica la consultora Towers Perrin en un informe realizado de manera conjunta con la patronal.

Las ventajas parecen evidentes para las grandes aseguradoras (que controlan el 85% del mercado) porque disponen de tamaño suficiente para explotar el nuevo marco. Pero ni siquiera las pequeñas se han querido quedar fuera por miedo a dar la imagen de que operan con un estándar inferior.

Un supervisor de 'grupo' para las grandes compañías

Los gigantes del sector asegurador, presentes en varios países de la Unión Europea, esperan que la nueva directiva introduzca la figura del supervisor principal. Compañías como Allianz o Axa rendirían así principalmente cuentas al regulador de su país de origen (Alemania y Francia, respectivamente). 'El supervisor principal está en mejor posición para entender cómo opera el conjunto del grupo', explica la patronal europea.

El proyecto de ley reconoce esa figura aunque para no herir susceptibilidades ha optado por el nombre de supervisor 'de grupo'. Y la CE insiste en que los supervisores nacionales donde operen filiales de las multinacionales continuarán siendo las responsables de verificar el cumplimiento de la normativa sobre capital mínimo. Los supervisores deberán intervenir la compañía cuando ese capital cae por debajo del umbral fijado.