Cerámica

La venta de Pamesa a una filial de BBVA se frustra por el precio

Pamesa Cerámica seguirá en manos de Fernando Roig. La firma azulejera hizo público ayer un comunicada en el que daba por finalizadas, sin éxito, las negociaciones que durante un año ha mantenido con fondo de capital riesgo Valanza, del BBVA, para venderle la compañía.

Los motivos que han imposibilitado un acuerdo que Roig había dado por hecho han sido fundamentalmente dos: el precio de la compañía y el perímetro de consolidación. La operación incluía inicialmente todas las sociedades vinculadas a la producción de azulejos, Pamesa, Cottocer y Compacglass, así como la filial Arcillas Atomizadas. Fuera quedaban la filial de Brasil y la empresa de cogeneración.

El problema, según fuentes de la empresa cerámica, no han sido tanto las empresas que se incluían en el grupo a la hora de la venta sino los compromisos que tienen algunas de estas compañías a largo plazo, especialmente en temas de suministro, como el gas, que suponían unas implicaciones que Valanza no quería asumir o por las que pedía compensaciones que Roig no ha querido ofrecer.

Desde Pamesa se reconoció ayer la decepción que para el presidente del grupo ha supuesto el fracaso de las negociaciones. Roig había decidido poner a la venta su negocio cerámico ya que ninguno de sus dos hijos quiere hacerse cargo de la compañía. Además el empresario se ha centrado en otros negocios como su participación en empresas energéticas y deportivas. Roig aún no ha decidido si mantendrá el cartel de 'se vende' en Pamesa.